Del mercado a tu mesa

Tag - pollo

El pollo en cocina, un poco de respeto

Respeto a la carne de pollo

El pollo lo aguanto todo, o casi todo. La carne que más se consume en el mundo no siempre recibe el respeto debido en la cocina, por lo que nos proponemos revisar y corregir los errores que más comúnmente se cometen con nuestro bienamado pollo, antes y durante su preparación, aplicando el sentido común y la lógica.

  • No descongelar sobre la encimera

No siempre tenemos tiempo y las prisas son malas consejeras. Un error habitual para acelerar el proceso de descongelación del pollo es colocarlo a temperatura ambiente. Este mal hábito lo único que consigue es que lo que la superficie del pollo se descongelará enseguida y quedará expuesto a la proliferación de bacterias.

El mismo cuidado que otorgamos a otros alimentos debe ser norma con el pollo. La descongelación se debe realizar dentro de la nevera y si nos acucia la urgencia utilizaremos una bolsa de plástico con cierre zip, introducir la pieza de pollo y sumergirla en agua caliente que iremos renovando a medida que se enfría.
Truco para descongelar pollo

  • No lavar el pollo

Aunque es una costumbre muy extendida lavar el pollo no elimina las bacterias; al contrario, solo conseguiremos salpicaduras por toda la cocina que sí podrían propagarlas. La eliminación de las posibles bacterias, como ocurre con otros alimentos, se produce durante el cocinado.

El procedimiento debe ser limpiar el pollo con papel de cocina, el calor se encargará de dejarlo totalmente higiénico.

  • No cocinarlo directamente de la nevera

Si cocinamos el producto recién sacado de la nevera solo conseguiremos que el alimento nunca acabe de hacerse correctamente por dentro. Aplicar la siguiente ley: sacar la carne unos 15 minutos antes para que se atempere, de esta forma conseguiremos homogeneizar la temperatura de la pieza y el proceso de cocinado.

  • No retirar la piel y los huesos antes de cocinar

Evitar retirar piel y huesos de las piezas, pues son integrantes fundamentales para lograr un pollo más jugoso y sabroso. Todavía más si la receta se resuelve en el horno o sobre las brasas de la barbacoa.
Cómo condimentar el pollo

  • No dejar que la temperatura pase de los 75ºC en el interior

Si eres de los que utiliza sondas térmicas para tus cocinados, enhorabuena, tus intenciones al acercarte a los fogones va más allá del cocinero ocasional. Pero ya que tienes la oportunidad de controlar las cocciones exhaustivamente recuerda que es necesario que el pollo alcance en su interior los 75ºC, esta es una cuestión de seguridad alimentaria, el pollo debe comerse suficientemente hecho, pero superar esa cota tan solo conseguirá resecar la pieza de forma innecesaria.

  • No freír muchas piezas a la vez o de distinto tamaño

¿Qué buscamos al freir el pollo? Conseguir bocados crujientes por fuera, tierno por dentro y lo menos aceitoso posible. Ese es el “Premium” de este tipo de recetas. Y para lograrlo el método es utilizar aceite a una temperatura ligeramente moderada –altas temperaturas solo lograrán achicharrarlo en el exterior y que no se cocine bien en el interior- y no cargar en exceso la sartén de piezas, pues bajará la temperatura del aceite y en lugar de freir coceremos, con ello: adiós! cubierta crujiente y ¡hola! bocado aceitoso.

Como recomendación añadida, cuando vayamos a utilizar pollo troceado en cualquiera de las recetas debemos procurar que el tamaño de las piezas sean de tamaño similar, así nos aseguremos de una cocción correcta sea cual sea la preparación.
Sazonar la carne de pollo

  • Dedícale su tiempo para sazonar y adobar el pollo entero

Si te propones asar un pollo entero y quieres que disfrutar de los sabores no te conformes con salpimentarlo por encima. Mima el producto, condiméntalo a conciencia por dentro y por fuera, pues de ello dependerá el sabor de la carne.

Este alimento es tan agradecido que permite que utilices tu imaginación. A la mezcla básica de sal y pimienta se puede añadir otras especies al gusto de cada uno: comino, chile, cúrcuma, pimentón, etc… La mezcla seca de especias se puede enriquecer con salsa o concentrado de tomate, zumo de limón, lima o naranja, yogur, kefir, aceite o, incluso, agua. Obtendremos, con ello, una pasta con la que untar bien el pollo por todos sus recovecos, por dentro y por fuera.
Cocina de pollo

  • No trinchar nada más sacar del horno

Déle un tiempo para reposar. Al sacar el pollo del horno o al retirar la cazuela del fuego conviene esperar un ratín, bastará con 5 minutos, que sirvan para asentar los jugos antes de trincharlo.

Ya sabes el pollo te devuelve todo lo que le das multiplicado. Así que, cuídale.


Más información, pedidos o compra on-line en nuestra web www.hermanos-gomez.es
Pollería Hermanos Gómez

Receta de pollo crujiente al estilo japonés

Pechuga de pollo al estilo oriental

La pechuga de pollo es uno de los cortes de carne de ave favoritos de los niños. Solemos cocinarla empanada o a la plancha. ¿Aburre ya un poco? Vamos a preparar una receta donde el pollo se convierte en una especie de nuggets japoneses muy fáciles y rápidos de elaborar. Estas lagrimitas de pollo tienen un sabroso aliño a base de ajo, jengibre y sake, un licor de arroz tradicional de Japón.

Esta receta de pollo crujiente es una gran fuente de proteínas pero para obtener un menú completo deberemos incluir otros ingredientes como el arroz o las verduras. Tú decides.
Pechuga de pollo al estilo japonés

Ingredientes:
300 gr. de pechuga de pollo
2 dientes de ajo
Un trocito de jengibre fresco
Pimienta blanca
Sal
3 cucharadas de sake
3 cucharadas de salsa de soja
15 gr. de azúcar morena
50 gr. de harina de trigo
30 gr. de Maizena
Aceite de girasol para freír

Cortamos el pollo en trocitos del tamaño de un bocado. Picamos finamente los ajos o los rallamos. Seguidamente rallamos un trocito de jengibre fresco, una vez pelado. Lo mezclamos con el ajo.

Ponemos el pollo en un bol y lo especiamos con el ajo, el jengibre, un poco de sal y pimienta, el sake (o vino blanco en su defecto), la salsa de soja, el azúcar moreno y la harina. Mezclamos y tapamos con papel film. Dejamos marinar el pollo unos 20 minutos en la nevera. En este momento, añadimos la Maizena al pollo.

Calentamos el aceite en una sartén honda y comenzamos a freír los trozos de pollo rebozados, volteándolos de vez en cuando para que se cocinen uniformemente. Dejamos escurrir sobre papel de cocina antes de servir.
Receta del blog Recetin


Más información, pedidos o compra on-line en nuestra web www.hermanos-gomez.es
Pollería Hermanos Gómez

Pollería Hermanos Gómez: receta de arroz con pollo y bacón

Receta de arroz con pollo y bacon

El arroz con pollo es, posiblemente la receta más extendida en la gastronomía española y de América Latina; todos y cada uno de los países tienen una receta que asumen como propia y a la que basta con poner en la denominación el lugar donde se elabora para que tenga un carácter único, aunque sus características e ingredientes varíen en poco. En definitiva el arroz con pollo bien parece un genérico que su particulariza según la región o de un cocinero a otro.

Durante años el plato de domingo familiar en las mesas españolas era el arroz, y si era con pollo pasaba a convertirse en un domingo especial. En definitiva, es un clásico de siempre que ninguna moda le ha restado protagonismo, y que se mantiene en la memoria gustativa de cada uno.

Pues esta vez a la preparación la singularidad la pone nuestro chef particular Miguel A. Martínez, con una receta de arroz con pollo y bacón, especiado, muy rico y además se hace en apenas ½ hora, lo cual es un valor añadido en muchas ocasiones.

No tenemos duda de que esta preparación engrosará el recetario básico de su cocina, ese mismo que se transmite de generación en generación.

Receta de arroz con pollo y bacón
Receta de arroz con pollo

Ingredientes (2-3 personas):
2 muslos de pollo de corral o ecológico troceados.
3 lonchas de bacón, un poquito más gruesas de lo normal
1 cebolla pequeña.
½ pimiento verde.
½ pimiento rojo.
1 diente de ajo.
200 gr. de arroz.
Aceite de oliva.
Sal y pimienta al gusto.
1 cucharadita de pimentón.
1 pastilla de caldo de pollo
Agua

Me encantan los arroces y uno de los ingredientes que mejor casa con este producto es el pollo, si es de corral o ecológico mejor que mejor, es un poco más duro, pero tiene más sabor, recuerda al “pitu de caleya” que correteaba libremente por el campo hasta que la madre (o la raposa) daban buena cuenta de él.
Receta de arroz con pollo y bacon

Comenzamos machacando en el mortero el diente de ajo, con un poco de sal para que no baile, conjuntamente con unos granos de pimienta negra y la cucharadita de pimentón, hasta hacer un majado en el que impregnaremos los trozos de pollo y lo dejaremos adobar unos minutos. Si no queremos mancharnos, podemos poner el pollo troceado en la bolsa en la seguramente nos proporcionó la pollería, vertemos el majado dentro, cerramos la bolsa, revolvemos y amasamos por fuera hasta mezclarlo bien.
Arroz con pollo, bacon y verduras

Mientras tanto, picamos la cebolla, los pimientos en dados y el bacón transversalmente en tiras. Y después ponemos a calentar el agua con una simple pastilla de caldo de pollo, para obtener un caldo para el arroz.

En una tartera, o una sartén alta si disponemos de ella, se vierte aceite y cuando haya calentado se fríen en él los trozos de pollo durante unos 10 minutos, pasados los cuales se añade el bacón y se deja dorar un poquito. A continuación se añade la cebolla y dos minutos más tarde, los pimientos, seguimos friendo y removiendo todo ello de vez en cuando durante 2/3 minutos más, momento en el que incorporaremos el arroz y continuaremos salteando hasta que los granos estén transparentes, pasados unos 2 minutos. Añadimos entonces el caldo y continuamos cociendo durante unos 15 minutos.
Receta de arroz con pollo y baconFinalmente tapamos y dejamos reposar otros 5 minutos antes de servirlo.

Si queremos una guarnición, la ensalada de lechuga sería lo adecuado.

Receta cortesía de Miguel A. Martínez


Más información, pedidos o compra on-line en nuestra web www.hermanos-gomez.es
Pollería Hermanos Gómez

Polleria Hermanos Gómez: un corte de pollo para cada receta

Una pieza de pollo para cada receta

Fuente de proteínas, con menos grasa que las carnes rojas, recomendable para las dietas donde perder peso o  controlar el colesterol. No está de más repetir las virtudes de la rica carne de pollo, pero te podemos recomendar que cortes del pollo son más sabrosas para freír, para asar o para preparar ricos guisos. En Pollería Hermanos Gómez también nos gusta trastear en los fogones.

Pechugas con hueso, deshuesadas, muslos, contramuslos o alitas de pollo, funcionan de forma diferentes. Según sea la parte del pollo que elija la carne tiene una textura y sabor distintos, de la misma forma que si se consume sin piel es más ligera, aunque tenga en cuenta que al cocinarla con la piel el resultado siempre tendrá más sabor, y siempre podrá quitarla a la hora de servir el plato, con lo que aligeraremos de grasa el resultado final.
Pechugas de pollo

Pongámonos a la faena:

  • En filetes, que pueden ser empanados, a la plancha, fritos…, lo mejor es escoger la pechuga del pollo, aún siendo algo más cara su textura es perfecta para esta manera de prepararlos. Una opción más económica es sacar filetes del contramuslo, esta parte es algo más grasa y jugosa que la pechuga, menos vistosos pero ideales para prepararlos empanados, con muchas especias o en elaboraciones que necesiten un marinado previo.
  • En asados, el clasicismo siempre tiende al pollo entero, pero funcionan a las mil maravillas también los muslos, los contramuslos y los cuartos traseros.
  • En barbacoa, aquí las reinas son las pechugas y la alitas, dominadoras típicas de las brasas, pero son útiles otras partes del pollo que troceadas e insertadas en brochetas gustan a todo el mundo.
  • En sartén, la socorrida y siempre útil fritura es método de cocinado para alitas, pechugas, muslos y contramuslos, en estos últimos casos es necesario realizar algunas incisiones para que su grosor no provoque que se doren por fuera pero la carne no esté suficientemente hecha en su interior.
    Jamoncitos de pollo
  • En guisos, aquí decántese por cuartos traseros, jamoncitos y contramuslos como las partes más adecuadas para el puchero, si además escoges pollo de corral el resultado, si o si, es de 10. Estos pollos criados en semilibertad y disfrutando del ejercicio y el aire libre presentan un mayor porcentaje de grasa, lo que la hace más jugosa que el pollo tradicional, convirtiendo cualquier guiso es un plato más sabroso y de mejor textura.
  • En caldos, la mejor reserva calórica cuando el frío nos destempla, bálsamo curativo para los que están enfermos y el mejor reconstituyente para todos. Sin duda no hay nada mejor que un delicioso caldo de pollo preparado con los huesos, para tomar por si solo, en suculentas sopas y como base para mil y una recetas.
    Utiliza la carcasa, los huesos del pescuezo y cualquier otra parte de la estructura ósea del ave, añade con tiento verduras (apio, cebolla, zanahoria, puerro, laurel y perejil) y junto con el agua harán el milagro.

Más información, pedidos o compra on-line en nuestra web www.hermanos-gomez.es
Pollería Selecta Hermanos Gómez

Pollería Hermanos Gómez: receta de pollo a la Marengo

Pollo a la Marengo

El pollo a la Marengo es el resultado de la combinación del ingenio de un cocinero, el ansia de un emperador y los daños colaterales de los actos bélicos. Todo ello dio como consecuencia una receta que ya tiene su espacio propio en la gran cocina internacional.

Nunca es fácil datar el origen de las recetas, pero hay casos excepcionales que nos permiten poner la fecha exacta del nacimiento de un guiso concreto. Este es el caso del pollo a la Marengo, cuya creación se realizó el 14 de junio de 1800, ni un día más ni un día menos.

Su historia comienza en la mañana de ese día, cuando los ejércitos de Napoleón estaban en plena refriega con las tropas austrohúngaras en las inmediaciones de Marengo, en el Piamonte italiano. Los choques, que se prolongaron a lo largo de la jornada, habían destruido las cocinas de campaña que abastecían al estado mayor francés, dejando sin comer al general, que al final de la batalla instó a su cocinero a que se las ingeniase para preparar una comida que saciase su hambre.

A éste no le quedó más recurso que organizar una batida entre las granjas desperdigadas para hacerse con algún producto que le permitiese “crear”. De lo poco que había dejado la contienda pudieron reunir gallinas, algo de pan, huevos, tomates, champiñones, cangrejos, aceite y vino blanco de la zona.

Con todo ello preparó un guiso que pasaría a la historia gastronómica con el nombre de pollo a la Marengo, que a pesar de la internacionalidad que alcanzaría posteriormente no dejaba de ser lo que podía considerarse como cocina de aprovechamiento.


Receta de pollo a la Marengo
Pollo a la Marengo

Ingredientes:
1 kg y 300 g de pollo, cortado en trozos
8 cigalas
4 huevos
1 vaso de vino blanco seco
2 tomates
2 dientes de ajo
perejil picado
caldo de verduras
picatostes
aceite
mantequilla
sal
pimienta

En una sartén, tres cucharadas de aceite de oliva y, a fuego fuerte, dorar el estofado de pollo.

Mientras tanto, en una cacerola, caliente dos cucharadas de aceite de oliva con los dientes de ajo aplastados, después de un minuto añadir el estofado de pollo, los tomates pelados, eliminadas las semillas y cortados en cubos, cocinar, regar todo con el vino y dejar que se evapore.

Añadir poco a poco el caldo de verduras caliente.

Mientras tanto, en una sartén sin ningún condimento saltear las cigalas sin pelar, regar con unas cucharadas de vino hasta que se evapore. Salpimentar.

Saltear en mantequilla los picatostes y freir los huevos.

Emplatar el estofado de pollo en un plato, retirar el ajo, naparlo con la salsa y contornear con huevos fritos alternando con las cigalas peladas.

Espolvorear todo el perejil picado y servir con trocitos de pan por separado.

Receta de Il Cucchiaio d’Argento

Más información, pedidos o compra on-line en nuestra web www.hermanos-gomez.es
Web de Pollería Hermanos Gómez

Pollería Hermanos Gómez: en verano pollo en ensalada

Mil ensaladas de pollo

Pollo en verano, la carne blanca, baja en grasas, nutritiva, muy económica y extremadamente versátil, es durante el periodo estival un integrante perfecto de gran cantidad de recetas frías, ya sea para formar parte de aperitivos, entrantes o como plato principal.

Superior en ensaladas, por su facilidad de combinar con verduras y frutas, que por completas puede convertirse en plato único, y al mismo tiempo de refrescar son capaces de aportar todos los nutrientes necesarios para seguir desplegando toda la actividad a lo largo de la jornada.

Aquí van un par de sugerencias, pero existen muchas más.

Ensalada de pollo y mango
Pollo en ensalada

Ingredientes:
1 pechuga grande de pollo
1 ramita apio 
sal y pimienta en grano 
2 mango maduro 
1 puñado hojas de lechuga variadas 
2 tomate 
semilla de sésamo

Para la salsa:
2 cucharada aceite de oliva
1 cucharada zumo de limón 
2 cucharada vinagre de vino tinto 
1 cucharada azúcar 
1 chalota picada 
1 diente ajo machacado 
2 filete anchoa

En una olla con agua hirviendo, cocer la pechuga de pollo con el apio, un pellizco de sal y pimienta. Dejar enfriar y cortar la pechuga en tiras regulares. Pelar, quitar la semilla y cortar la pulpa de los mangos en tiras. Cortar los tomates también en tiras.

Picar los filetes de anchoa y mezclar con el aceite hasta que queden disueltos casi por completo. Incorporar el zumo de limón, el vinagre, la cucharada de azúcar, la chalota picada y el diente de ajo. Batir muy bien hasta que la salsa ligue por completo.

En una fuente, disponer de forma concéntrica las hojas de lechuga y repartir de la misma forma las tiras de mango, tomate y pollo. Regar con la salsa y decorar con las semillas de sésamo.

Receta cortesía de ELLE


Ensalada de pollo, melocotón y almendras
Ensalada de pollo, melocotón y almendras

Ingredientes (4 personas):
200 gr de pechuga de pollo asada o cocida
150 gr de queso fresco
2 melocotones frescos grandes y firmes o 3 mitades de melocotones el almíbar ligero
100 gr de almendras fritas saladas
1 trozo de pimiento rojo
100 gr de hojas de rúcula, canónigos o brotes frescos a tu gusto
1 yogur natural tipo griego
2 medidas del vaso del yogur con salsa mayonesa
Una pizca de sal y pimienta

Cortamos la pechuga de pollo en daditos regulares. Pelamos los melocotones y los cortamos también en daditos del mismo tamaño y hacemos lo mismo con el queso. Picamos más menudito el pimiento rojo. Lo puedes suprimir pero aporta un punto fresco y crujiente.

Mezclamos la mayonesa con el yogur y salpimentamos al gusto la salsa.

Mezclamos todos los ingredientes con la salsa y dejamos enfriar unas horas en la nevera hasta el momento de servir.

Para servir ponemos una cama de lechugas y hojas verdes al gusto y ponemos la ensalada por encima.

Puedes usar filetes de pechuga y pasarlas un momento por la plancha. Las dejas enfriar y las troceas después. También se puede usar pavo en lugar de pollo.

Los mejores quesos para las recetas con los quesos frescos y firmes, pero si lo prefieres puedes usar un queso más fuerte tipo Edam o Emmenthal.

Receta cortesía de Divina Cocina

Más información, pedidos o compra on-line en nuestra web www.hermanos-gomez.es
Web de Pollería Hermanos Gómez

Pollería Hermanos Gómez: pollo a la cazadora

Qué no tendrá el pollo a la cazadora para que le hayan asignado un día en el calendario de efemérides gastronómicas en Italia. Guiso de origen humilde que a lo largo de la historia ha conseguido un lugar de honor en la restauración mundial.

El país que cuida y ensalza su cocina está comprometido con su patrimonio, con su tradición, pues la gastronomía de un ámbito geográfico es una buena parte de su acervo cultural. En ello Italia, al que nadie puede discutir su enorme habilidad para saberse vender, es un ejemplo de estas buenas prácticas para preservar, y al mismo tiempo internacionalizar, su bagaje culinario. Su calendario está plagado de jornadas en las que se potencia una receta o un producto autóctono.

Hace escasos días se celebraba el Día Nacional del Pollo a la Cazadora (Giornata Nazionale del Pollo alla Cacciatora), uno de los platos más tradicionales del recetario italiano, presente en muchas regiones – con su refrendo en el resto de las culturas de los países de la cuenca mediterránea- y cuya autoría reclama la Toscana, pero que aparece en otras muchas zonas, cada una con su tipismo particular y su especial encanto, pero siempre ligado a las tradiciones agrícolas. Un punto en común es el uso de hierbas, especialmente de romero, y la inclusión como ingrediente de vino o vinagre, y siempre con la el marchamo de la cocina rural elaborada con los productos más cercanos.

Pero ¿porqué se le llama “cazadora”?. La teoría más probable se base en que la combinación de ajo y romero, tan presentes en este plato y en otras elaboraciones con esta denominación, coincida con la base de todas las preparaciones que los cazadores utilizan para saborizar sus capturas a la hora de guisarlas, con ingredientes que pudieran encontrar a la mano o sencillos de transportar.

El caso es que esta receta ha traspasado fronteras y se posiciona como uno de los guisos de pollo más famosos del mundo, y presente en los menús de todo el planeta, llámese Italian hunters chicken, Poulet chasseur, Poulet Cacciatore…
Pollo para preparar a la cazadora

Este estilo “a la cazadora”, cuyo resultado es un canto al sabor es una preparación comodín, en el sentido que se utiliza para conejo, caza, cerdo, cordero…, y en cada caso el resultado es un premio para el paladar.

Aunque resulte obvio, cuanto mayor sea la calidad del pollo que utilicemos en su elaboración mayor éxito tendrá entre sus comensales, por lo que le recomendamos la elección de pollos de alta gama, campeones en sabor y jugosidad, ya sea un pollo negro del Penedés, pollo de corral del Valle del Esla, un pollo amarillo de las Landas o un pollo de caserío Luma Gorri, por ejemplo. Con esta elección habrá dado un paso más para alcanzar la gloria.

Receta de pollo a la cazadora
Pollo alla cacciatora

Ingredientes (4 personas):
1 kg de muslos de pollo
4 hojas de laurel
1 rama de romero fresco
2 dientes de ajo pelados
400 ml de vino tinto de calidad
3 filetes de anchoas
50 g de aceitunas negras
400 g de tomate triturado o el mismo peso de tomate natural en trozos
50 ml de aceite de oliva
harina para espolvorear
Sal
Pimienta negra molida

Comenzar salpimentando los muslos de pollo con sal y pimienta negra. Ponerlos en un bol y añadirles un diente de ajo machacado, las hojas de laurel y la ramita de romero. Añadir el vino tinto cubriendo la carne y dejarlo marinar como mínimo una hora o incluso mejor toda una noche en la nevera.

Cuando el pollo esté marinado, escurrirlo y secarlo con papel de cocina, después enharinarlo sacudiendo el exceso de harina. Reservar la marinada.

Precalentar el horno a 180 grados.

En una cazuela que valga también para el horno añadir el aceite a calentar. Ir sofriendo el pollo en tandas hasta que esté dorado, reservándolo en un plato.

Mientras, hacer rodajas con el diente de ajo y freírlo en la cazuela sin que se tueste. Añadir las anchoas picadas, las aceitunas en rodajas y el tomate troceado. Echar los muslos de pollo y la marinada por encima. Llevar a ebullición.

Colocar la cazuela en el horno tapada, si no disponemos de tapa que resista el calor poner dos hojas de papel de aluminio cubriéndola. Hornear durante una hora y media. Retirar el laurel y el romero y servir.

Receta de Esther Clemente en la web Directo al Paladar

Más información, pedidos o compra on-line en nuestra web www.hermanos-gomez.es
Web de Pollería Hermanos Gómez

Pollería Hermanos Gómez: pollo de corral gallego

Pollo de corral criado en Galicia y alimentado con maiz

¿Para cuándo una indicación geográfica protegida para el pollo de corral gallego? Es de ley que las aves criadas por métodos tradicionales en la región gallega, o en otras localizaciones, se merecen tener un sello propio, pues su reputación ha traspasado su ámbito territorial, de ser un placer que solo conocían granjas, mercados rurales y aldeas ocupan ahora un lugar de importancia en las cocinas de toda España.

Los pequeños productores que suministran los pollos de corral gallego en Pollería Hermanos Gómez han cumplido todos los requisitos: selección de la raza y formas de crianza clásicos y naturales. Y su esfuerzo se ve recompensado con aves perfectas, plenas de sabor que se consigue atendiendo a criterios de cría tradicionales en el que los espacios abiertos, alimentación 100% natural basada en maíz, ejercicio físico y crecimiento lento tiene su consecuencia en un sabor especial y una textura única.

Perfecto para cualquiera del modelos del recetario avícola, como por ejemplo:

Receta de pollo en salsa de tomate


Pollo de corral en salsa de tomate

Ingredientes:
Un pollo troceado
Una cebolla grande
Un par de pimientos rojos
Una pastilla de caldo de pollo
Una lata grande de tomate triturado
Sal
Pimienta

Troceamos el pollo o lo presentamos en muslos y pechugas limpias, pero en ambos casos, siempre salpimentado.

Lavamos el pimiento rojo, quitamos las pepitas y lo cortamos en rodajas grandes.

En una olla con aceite caliente ponemos a dorar los tacas/muslos/pechugas de pollo hasta que estén dorados. Después retiramos y reservamos.

En otra olla ponemos a pochar la cebolla en juliana y el pimiento rojo en rodajas, rociando el sofrito con la pastilla de caldo de pollo. Cuando estén bien pochados estos ingredientes, añadimos el tomate triturado y el pollo que habíamos reservado. A fuego lento dejamos que se haga bien y fusionen todos los ingredientes.

Sólo tenemos que presentar este plato en una fuente grande.

Receta de la web Tapas

Más información, pedidos o compra on-line en nuestra web www.hermanos-gomez.es
Web de Pollería Hermanos Gómez

Pollería Hermanos Gómez: la Navidad pide aves

Conocemos tus necesidades y lo que significa organizar las celebraciones de la Navidad, por ello desde Pollería Hermanos Gómez queremos ayudarte para que preparar el menú de esos días no se convierta en un calvario.
Desde ya puedes realizar tu pedido de cuantos productos necesites, indicarnos el día y hora a la que quieres recogerlo o solicitar nuestro servicio de entrega a domicilio. Nosotros nos encargamos.

Y para que te sea más fácil, aquí tienes alguna de las múltiples sugerencias que te proponemos.

Escoge entre nuestro amplio surtido de aves, todas de excelente calidad, de las zonas de producción más relevantes: pollo de corral, pollo de caserío, pollo ecológico, pollo de las Landas, pulardas gallegas, capón, pato, ganso, oca, pintada. Como ves las opciones no tienen límite.

Escoge qué tipo de preparación deseas, te lo puedes llevar enteros, deshuesados o… dejarlo en nuestras manos. Somos especialistas en la preparación de aves rellenas, listas para el horno, como nuestra pularda rellena Pollería Hermanos Gómez con el sello de calidad de la casa, una elaboración propia con su exclusivo relleno a base de carne picada, orejones, dátiles, arándanos, manzana, ciruela, castañas… , que sorprende por su extraordinario sabor

Si quieres reducir las complicaciones sin renunciar a tener un plato especial para las fiestas, te proponemos los productos cocinados Cascajares, son todo un clásico, no tiene complicación como podrás comprobar en los videos demostrativos:

Pularda trufada asada al horno Cascajares: tan sencillo como quitar los muslos y las alas, filetear el ave en frío (es infinitamente más fácil que en caliente) en lonchas más o menos finas, colocar la pularda en la bandeja del horno, junto con los muslos, las alas y una de las guarniciones que tu escojas (patatas, chalotas…), rociar todo con la salsa del setas y hornear 30 minutos a 180ºC.
Una sugerencia, mezclar la salsa de setas que incluye en el envase con la propia grasa que rodea la pularda.

Pavo asado Cascajares: Va acompañado de compota de manzana y salsa de arándanos (ya listos para servir) y con jugo de asado (que deberemos calentar en el microondas).
La elaboración es extremadamente sencilla, tanto como abrir la bolsa al vacío y extraer el pavo con su propia gelatina, colocando todo en una fuente de horno. Precalentar el horno a 180/200ºC. Tiempo de asado entre 30/45 minutos (depende del horno).
Colocar la fuente con el pavo sobre la mesa y alrededor los cuencos con todas las guarniciones ya preparadas. Ahora solo tiene que trinchar, filetear y servir.

Capón asado Cascajares: Con el mínimo esfuerzo: cortar muslos y alas, filetear en frío en lonchas más o menos finas, colocar el capón en la bandeja del horno junto con muslos y alas, colocar unas manzanas reinetas alrededor y hornear 30 minutos a 180ºC.
Según el número de comensales puedes optar por el capón entero, para 10 ó 12 comensales, o el medio capón, preparado para 6 personas.

Puedes reservar ya en el teléfono 914572397 y evitarás sorpresas de última hora, esperas innecesarias y las típicas prisas de temporada.

Más información, pedidos o compra on-line en nuestra web www.hermanos-gomez.es

Web de Pollería Hermanos Gómez

Pollería Hermanos Gómez: gazpachos machegos, un plato histórico

Gazpachos manchegos

Los gazpachos manchegos son la receta que mejor conjuga buena parte de los productos de nuestra tienda, un puchero donde tienen arte y parte las carnes más representativas de nuestro muestrario (perdiz, conejo, pollo…) y algunos artículos que vendemos desde siempre, como las tortas cenceñas, y que seguiremos ofreciendo como parte de una cultura gastronómica que no debe olvidarse.

Dirán que no es un plato para esta época, es posible, que las modas dietéticas imponen otras elaboraciones, quizás. Pero no hemos encontrado mejor ocasión para rendir pleitesía que tal día como hoy. Es de ley dignificar una receta que se enraíza en la tradición más popular, cuya rusticidad se genera porque la naturaleza  está presente en cada uno de sus ingredientes, que huele y sabe a monte, y que de tener otra nacionalidad habría alcanzado marchamo de plato de culto y los grandes chefs  habrían cantado loas y elaborado finísimas versiones. Pero en esto, como en otras cosas, los gazpachos manchegos tienen matices “quijotescos”.

Conejo, ingrediente de los gazpachos manchegos

Pero su grandeza, que ya está justificada por cada unos de sus componenetes, lo alcanza también por su presencia en la literatura. Elaboraciones de más reconocimiento no tienen, ni por asomo, tanta presencia en la pluma de autores afamados.

Los gazpachos manchegos, que según Azorín “son siempre plural” (mientras que el andaluz es “siempre singular”), conocidos también como galianos, son la estrella de la cocina pastoril española y son, por supuesto, la aportación manchega más emblemática a la historia de la cocina nacional.

Tienen tanto arraigo que ya aparecen mencionados en el Quijote, cuando Sancho, cansado de pasar hambre en la Ínsula, nos espeta: “más quiero hartarme de gazpachos que estar sujeto a la miseria de un médico impertinente, que me mate de hambre”.

Son gazpachos montaraces, que guisan los pastores en el monte, aunque también son muy comunes en las jornadas de caza y en cualquier otra celebración en el campo. Siguiendo con  Azorín (que dedicó múltiples páginas a esta delicia culinaria): “Hay que distinguir entre gazpachos montaraces y gazpachos caseros, entre gazpachos ricos y gazpachos pobres, más propiamente llamados gazpachos ‘viudos’. Los ‘ricos’ son con pollo, o perdices, o conejo de monte, o liebre; los ‘viudos’ son con collejas”.

Es un guiso excelente para cualquier pieza de caza menor como el conejo de monte, la liebre o la perdiz .Y otro gran escritor y gastrónomo por excelencia, Néstor Luján, nos describe este plato, de origen humilde, pero de gran enjundia: “los gazpachos manchegos constituyen el plato regional por excelencia. Se trata de una torta de pan sin fermentar que acompaña a la perdiz, conejo de monte o liebre. Se suele guisar con manteca de cerdo, a la sartén y sobre fuego de leña. Es un excelentísimo plato pastoril, poderoso y carnal, un plato sólido para estómagos ávidos y capaces”.

Tortas cenceñas, el pan ácimo

Un ingrediente imprescindible en estos gazpachos manchegos, como bien comenta Luján, es la torta de pan sin fermentar o pan ácimo, que en La Mancha llaman “torta cenceña”. Su historia se remonta a relatos bíblicos: la tradición judeocristiana cuenta que el pueblo de Moisés salió huyendo intempestivamente de Egipto, sin mucho tiempo para terminar de preparar el pan, por lo que durante su viaje hacia Israel el pan que se consumió era pan ácimo. De ahí que tanto judíos como cristianos lo utilicen en sus conmemoraciones. Cuenta, además, con multitud de variantes por todo el mundo (los chapati indios, las tortillas mexicanas, el pan de pita mediterráneo o el mochi japonés).

La rehabilitación de una receta con tanto peso específico es la puesta en valor de una parte fundamental de nuestra historia.

Más información, pedidos o compra on-line en nuestra web www.hermanos-gomez.es

Web de Pollería Hermanos Gómez

Web de Pollería Selecta Hermanos Gómez