Del mercado a tu mesa

Tag - receta

Pescadería Ernesto Prieto: conservas en la cocina

Pasta con calamares en conserva

Conservas, son ese recurso perfecto que siempre estarán disponibles en nuestra despensa, como sustituto del producto fresco, ofreciéndonos variedad de opciones. Como diría el gran Falsarius Chef  de sus amadas latas: las conservas “nunca  ponen ni una mala cara, ni un mal gesto, nada de nada; porque ellas son así, prácticas, amigables, pacientes y siempre dispuestas a echar una mano cuando las necesitas”.
Cocinar con conservas de alta calidad

Pero cuando pensamos en conservas, sobre todo en conservas de pescado, en muchas ocasiones nos quedamos en un uso primario, pero no por ello menos gustoso: un aperitivo o una cena improvisada, en el que basta con abrir y consumir. Pero ofrecen un mundo mucho más sofisticado, en el que se convierten en protagonistas de la cocina, y según como lo queramos, puede ser incluso de alta cocina. Prueba de ello son las propuestas que con latas de pescado han desarrollado cocineros encumbrados del nivel de Dani García, Juanjo López, Ferrán Adriá, Joan Roca, Adúriz, Carme Ruscadella o Pepe Solla.

La calidad del producto envasado en conservas, si su producción es la correcta, es muy buena, ya que los procesos de preservación no modifican en nada la naturaleza de las proteínas, los lípidos o los glúcidos. Lo que sí hace el proceso de elaboración es variar el sabor de dichos productos. Los mejillones frescos no saben igual que los enlatados; eso no los hace menos apetecibles, simplemente los hace diferentes.
El mejor mar en lata
Zonas geográficas se especializaron desde hace siglos en ese arte de conservar en el tiempo productos del mar. Tal es el caso de Sicilia, con una gran tradición en la producción de conservas, de hecho, gran parte de los inicios de la industria conservera del norte de España se llevaron a cabo gracias a la aportación de tecnología procedente de la isla. Hoy en día las conservas españolas están, sin duda, entre las mejores del mundo, ofreciendo una diversidad y una calidad excepcionales. Marcas de referencia como las que encontrará en nuestros mostradores: Herpac, Paco Lafuente, Escuris, Olasagasti…, algunas conservas de elaboración propia Pescadería Ernesto Prieto– como nuestras sublimes anchoas– permiten elaborar recetas increíbles, incluso en momentos del año que no es posible encontrar el mismo producto en fresco.

Hablamos de esa vinculación que la cocina siciliana ha tenido con las conservas de pescado, y su plasmación en un recetario asombroso donde “pasta” y “lata” combinan en matrimonio perfecto. ¿Quieren un ejemplo? Le traemos una elaboración del restaurante Forneria Ballarò, donde la cocina con conservas son parte de su repertorio de sabores…

Receta de tagliolini con anchoas a la Costiera
Pasta alla costiera del restuarnate Premiata Forneria Ballaro

Ingredientes:
Tagliolini
1 diente de ajo laminado
2 tomates cherry cortados en gajos
5 ó 6 lomos de anchoas
Hojas de rúcula
Almendras picadas
Una copita de vino blanco
Un poco de caldo de pescado
Perejil
Sal
Pimienta
Aceite de oliva

Sofreir los ajos y los tomates.

Añadir las anchoas y aplastarlas ayudados de una cuchara

Agregar las almendras. Añadir el vino blanco y cocinar hasta que reduzca un poco. Para después añadir el perejil picado y el caldo de pescado

Trocear las hojas de rúcula y agregarlas. Dejar cocinar en torno a 1 minuto.

Añadir la pasta previamente cocida y saltear, incorporando un poco más de perejil.

Emplatar decorando con unas hojas de rúcula y almendra picada

Receta cortesía Premiata Forneria Ballaro


Para más información, pedidos y compra on-line consulte nuestra webwww.ernestoprieto.com
Pescados y mariscos vivos

Pollería Hermanos Gómez: receta de arroz con pollo y bacón

Receta de arroz con pollo y bacon

El arroz con pollo es, posiblemente la receta más extendida en la gastronomía española y de América Latina; todos y cada uno de los países tienen una receta que asumen como propia y a la que basta con poner en la denominación el lugar donde se elabora para que tenga un carácter único, aunque sus características e ingredientes varíen en poco. En definitiva el arroz con pollo bien parece un genérico que su particulariza según la región o de un cocinero a otro.

Durante años el plato de domingo familiar en las mesas españolas era el arroz, y si era con pollo pasaba a convertirse en un domingo especial. En definitiva, es un clásico de siempre que ninguna moda le ha restado protagonismo, y que se mantiene en la memoria gustativa de cada uno.

Pues esta vez a la preparación la singularidad la pone nuestro chef particular Miguel A. Martínez, con una receta de arroz con pollo y bacón, especiado, muy rico y además se hace en apenas ½ hora, lo cual es un valor añadido en muchas ocasiones.

No tenemos duda de que esta preparación engrosará el recetario básico de su cocina, ese mismo que se transmite de generación en generación.

Receta de arroz con pollo y bacón
Receta de arroz con pollo

Ingredientes (2-3 personas):
2 muslos de pollo de corral o ecológico troceados.
3 lonchas de bacón, un poquito más gruesas de lo normal
1 cebolla pequeña.
½ pimiento verde.
½ pimiento rojo.
1 diente de ajo.
200 gr. de arroz.
Aceite de oliva.
Sal y pimienta al gusto.
1 cucharadita de pimentón.
1 pastilla de caldo de pollo
Agua

Me encantan los arroces y uno de los ingredientes que mejor casa con este producto es el pollo, si es de corral o ecológico mejor que mejor, es un poco más duro, pero tiene más sabor, recuerda al “pitu de caleya” que correteaba libremente por el campo hasta que la madre (o la raposa) daban buena cuenta de él.
Receta de arroz con pollo y bacon

Comenzamos machacando en el mortero el diente de ajo, con un poco de sal para que no baile, conjuntamente con unos granos de pimienta negra y la cucharadita de pimentón, hasta hacer un majado en el que impregnaremos los trozos de pollo y lo dejaremos adobar unos minutos. Si no queremos mancharnos, podemos poner el pollo troceado en la bolsa en la seguramente nos proporcionó la pollería, vertemos el majado dentro, cerramos la bolsa, revolvemos y amasamos por fuera hasta mezclarlo bien.
Arroz con pollo, bacon y verduras

Mientras tanto, picamos la cebolla, los pimientos en dados y el bacón transversalmente en tiras. Y después ponemos a calentar el agua con una simple pastilla de caldo de pollo, para obtener un caldo para el arroz.

En una tartera, o una sartén alta si disponemos de ella, se vierte aceite y cuando haya calentado se fríen en él los trozos de pollo durante unos 10 minutos, pasados los cuales se añade el bacón y se deja dorar un poquito. A continuación se añade la cebolla y dos minutos más tarde, los pimientos, seguimos friendo y removiendo todo ello de vez en cuando durante 2/3 minutos más, momento en el que incorporaremos el arroz y continuaremos salteando hasta que los granos estén transparentes, pasados unos 2 minutos. Añadimos entonces el caldo y continuamos cociendo durante unos 15 minutos.
Receta de arroz con pollo y baconFinalmente tapamos y dejamos reposar otros 5 minutos antes de servirlo.

Si queremos una guarnición, la ensalada de lechuga sería lo adecuado.

Receta cortesía de Miguel A. Martínez


Más información, pedidos o compra on-line en nuestra web www.hermanos-gomez.es
Pollería Hermanos Gómez

Pescadería Ernesto Prieto: skrei, bacalao de confianza

El delicioso skrei

¿Tendrá que ver la temporada del bacalao Skrei con las tradiciones religiosas en la cocina? Habría que afirmar que no, pues no parece lógico que las migraciones del bacalao de Noruega utilicen el calendario de las comidas de Cuaresma, o sepan de esa abstinencia de ingesta de carne durante las fechas entorno a la Semana Santa. Muy al contrario, de conocer la tendencia obsesiva que tenemos a hacer del bacalao la materia prima básica de esta temporada se pensarían muy mucho su destino y enfilarían, aletas para que os quiero, hacía con otro rumbo.

Pero aunque esa conjunción “astral” sea fruto de la casualidad, el hecho es que en la época del año que más propensos estamos al uso de recetas de bacalao el Skrei, el nómada de las frías aguas del Norte, nos viene como anillo al dedo.

Aprovechemos a que aún es temporada y vamos a darnos un atracón de Skrei, que las posibilidades son enormes…

Receta de skrei al horno con tomate y ajo
Bacalao skrei al hono con tomate

Ingredientes (4 personas):
800 gr. de lomos de Skrei, sin piel ni espinas
1 cebolla
4 tomates
3 dientes de ajo
1 guindilla roja
100 gr. de pasta de tomate
1dl. de vino de blanco
1 dl. d aceite
Azúcar
Sal y pimienta

Precalentar el horno a 200° C.

Cortar la cebolla en dados pequeños, laminar los tomates y cortar finamente el ajo y la guindilla.

Sofreír en un poco de aceite de oliva la cebolla y el ajo. Añadir la guindilla y la salsa de tomate y dejar hacer durante unos minutos.

Añadir el vino blanco a la mezcla. Para dar más sabor a la salsa de tomate, añadir un poco de azúcar, sal y pimienta al gusto.

Poner la pieza entera de Skrei y el tomate laminado en una fuente de horno, y dejar hacer durante 20 minutos.

Para emplatar, rociar previamente la salsa de tomate con un chorro de aceite de oliva y hacer una base sobre el plato, colocar encima el Skrei y espolvorear con tomillo picado.


Receta de ensalada de Skrei, mango, patata e hinojo
Ensalada de Skrei, mango, patatas e hinojo

Ingredientes:
1 lomo de bacalao Skrei
1 mango
1 bulbo de hinojo
4 patatas pequeñas
Aceite de oliva virgen extra
Vinagre de mango
Sésamo negro
Sal

Lavamos el hinojo y cortamos en juliana. Pelamos el mango y cortamos en cubos de aproximadamente 1 centímetro. Reservamos.

Mientras ponemos a cocer las patatas, enteras con piel, hacemos el bacalao. Previamente lo salaremos y freímos en abundante aceite a baja temperatura, estará hecho cuando veáis separarse las lascas: Retiramos y separamos las lascas.

Quitando algo de aceite pero usando el mismo, pochamos el hinojo, a mi me gusta que quede con un toque crujiente por ello no debemos excedernos. Escurrimos bien y conservamos en papel absorbente para retirar excesos de aceite.

Sacamos las patatas y metemos en agua fría; pelamos y cortamos en rodajas gruesas.

Para el emplatado ir colocando la patata haciendo una circunferencia, en el centro rellene con el mango. El hinojo lo distribuye por el exterior de esa circunferencia de patata, según los tamaños colocamos las lascas de skrei, aliñamos con el aceite y vinagre, espolvoreamos sal Maldon y el sésamo negro. Decoramos con unas ramitas de hinojo.
Receta cortesía de Fuego de Mortero


Para más información, pedidos y compra on-line consulte nuestra webwww.ernestoprieto.com
Pescados y mariscos vivos

Pollería Hermanos Gómez: la cocina de su suegra

La receta de pollo de mi suegra

A nuestro cliente y amigo Miguel A. Martínez le pasa lo mismo que le pasaba al cocinero vasco Koldo Royo, su suegra cocina genial. Este le dedicó un libro que llevaba por título “La cocina de mi suegra”, mientras que, por el momento, Miguel nos hace partícipes de una de las recetas de su madre política. Dos formas de rendir homenaje, y de romper con viejos clichés que han ensombrecido a las suegras de medio mundo. Al fin y al cabo, participan del mismo paraguas de la memoria gustativa que dice “como la cocina de las madres no hay nada”. Ellas son madres, aunque no sean las nuestras.

Desde Pollería Hermanos Gómez nos rendimos a las habilidades en los fogones de la suegra de Miguel
Pollo al estilo de mi suegra

Receta de pollo al estilo mi suegra

Ingredientes (2 personas):
2 muslos de pollo de corral
1 cebolla pequeña
1 puerro
½ pimiento rojo
½ pimiento verde
1 zanahoria
1 diente de ajo
Aceite de oliva
Vino blanco
Sal y pimienta al gusto
Azafrán
Laurel
Perejil
Agua

Las suegras, además de ejercer de tales, algunas cocinan realmente bien, o al menos ese es mi caso, en ambos aspectos. Para esta receta emplea pollo de corral o ecológico, que tiene más sabor y es un poco más duro y más caro que el normal, pero merece la pena, porque de por sí el pollo es bastante barato.

Lo primero es retirarle los pequeños trozos de grasa que pueda llevar adheridos a la carne y adobarlo con ajo y sal durante un rato, mientras tanto limpiaremos y trocearemos las verduras.

Dispondremos una tartera, no excesivamente grande, para que todos los ingredientes la rellenen suficiente como para que se muevan cuando se están cocinando (nunca supe muy bien el por qué de esto, pero la cocinera siempre matiza este detalle).
Pollo al estilo de mi suegra

Echamos un chorro de aceite en la tartera y la pondremos al fuego para procederá a dorar el pollo por ambas caras. Una vez dorado se añaden las verduras y se sigue friendo un rato, añadiendo al cabo de unos minutos ½ vasito de vino blanco y seguir a fuego medio hasta que se evapore totalmente y el agua que va echando la verdura se esté agotando. En este momento se cubre con agua, se incorpora el laurel, perejil y unas hebras de azafrán y se sigue cociendo con la tartera tapada durante 45-60 minutos.

Pasado este tiempo, si todavía persiste algo de agua, continuar con la tartera abierta hasta que se evapore por completo. Se puede acompañar de unas patatitas fritas enteras, que se añadirán al guiso en la última fase de la cocción, cuando falten unos 15 minutos para terminar el plato.


Más información, pedidos o compra on-line en nuestra web www.hermanos-gomez.es
Pollería Hermanos Gómez

Pescadería Ernesto Prieto: rodaballo sugerente

Rodaballo en la cocina

El rodaballo ha inspirado a los grandes cocineros de todas las épocas y también está presente en las cocinas tradicionales del litoral español. Desde la más compleja y rebuscada hasta la más simple, admite una inagotable gama de preparaciones. Pero, salvo excepciones –por desgracia, no todos somos Michel Gérard-, lo aconsejable es decantarse por las fórmulas más simples y respetuosas con los atributos de este singular pescado.

El rodaballo, al que Alvaro Cunqueiro daba en llamar el faisán del mar, es uno de esos pescados que enamora, de esos platos que a los de tierra adentro nos hace sentir nostalgia del Cantábrico y de sus sabores imperecederos. Ha sido desde hace siglos materia de creadores culinarios que han dejado recetas incunables para preparar este pescado: el genial cocinero Laguipière creó para Napoleón el “rodaballo imperial”, que se cortaba en rodajas luego escalfadas en leche y servidas con colas de cangrejo de río y napadas con salsa de trufas. El arte de cortarlo en la mesa, mediante una paleta de plata, se sometía antaño a unas reglas muy concretas.
Gastronomía del rodaballo

Brillat Savarin, patriarca de la gastronomía, recomendó a su cocinero, La Planche, que ideara un plato basado en la fritura. Sumemos el célebre rodaballo a la peregrina, en salsa de castañas, a las uvas y al té, o el rodaballo al azafrán de, genial Michel Guérard son algunas muestras de cómo la cocina clásica y moderna han aupado al rodaballo a los altares de la despensa marina.

Con su carne blanca, hojosa y firme, muy fina y sabrosa, el rodaballo de cierto precio, por lo que sea cual sea el tipo de cocción que le apliquemos escalfado, braseado, asado, frito…- su cocción debe ser atentamente vigilada, ya que si se prolonga demasiado, la carne pierde gusto y melosidad.


Receta de rodaballo con alcachofas y salsa de cilantro

Rodaballo con alcachofas y salsa de cilantroIngredientes:
1 rodaballo
50 g de jamón
12 corazones de alcachofa en conserva
2 alcachofas frescas
1 diente de ajo
1 cucharada de harina
50 ml de vino blanco
agua
aceite de oliva
sal
perejil
vinagreta

Para la salsa de cilantro:
hojas de cilantro
hojas de perejil
1 cebolleta
10 g de mantequilla
aceite de oliva
sal

Saca los lomos del rodaballo y corta cada uno en dos trozos. Pon las espinas y la cabeza del rodaballo a cocer en una cazuela con abundante agua y unas ramitas de perejil. Cocina durante 10 minutos. Cuela y resérvalo.

Para hacer la salsa de cilantro, pica la cebolleta y póchala en una cazuela con un chorro de aceite de oliva, un poco de mantequilla y una pizca de sal. Incorpora las ramas de cilantro y de perejil. Vierte un poco de caldo y deja que hierva durante 2 minutos. Tritura y cuela la salsa a un cazo. Lígala con la fécula de patata.

Pica finamente un ajo y sofríelo en un cazo con un chorro de aceite de oliva. Añade el jamón picado y una pizca de harina. Rehoga todo. Incorpora los corazones de alcachofa, un chorrito de vino blanco, un poco de caldo y perejil picado. Deja cocinar unos 5 minutos.

Para hacer los chips de alcachofa, limpia las alcachofas, recórtales el tallo y la punta y lamínalas. Fríe las láminas en una sartén con aceite de oliva y escúrrelas sobre papel absorbente de cocina.

Sazona los lomos de rodaballo y cocínalos a la plancha con un chorro de aceite de oliva. Sirve la salsa de cilantro y perejil en la base del plato. Coloca encima el rodaballo, las alcachofas y los chips. Riega con la vinagreta.
Receta de Bruno Oteiza en Hogarmanía


Para más información, pedidos y compra on-line consulte nuestra webwww.ernestoprieto.com
Pescados y mariscos vivos

Carne Cesáreo Gómez: costillar ibérico

Receta de costillar

Las costillas del cerdo ibérico son muy apreciadas por su jugosidad y sabor, al disponer de una mayor cantidad de grasa ibérica entre la musculatura intercostal, se consideran un manjar.

Aunque tienen menor cantidad cárnica que los costillares habituales del cerdo blanco, que le supera en tamaño y volumen, el ibérico lo suplen por la exquisitez de su carne y su delicada terneza.

Costillar de cerdo ibérico al pimentón ahumado

Ingredientes:
1 costillar de cerdo ibérico de 1 kg
1 vaso de vino blanco
1/2 vaso de aceite de oliva
1 cucharada de pimentón dulce
1 cucharada de pimentón picante
3 dientes de ajo
2 ramas de romero fresco
Sal
Pimienta negra en grano
2 hojas de laurel
4 patatas medianas
Aceite de oliva para las patatas
Sal maldon

En un bol ponemos el aceite, el vino, los ajos pelados y machacados, el laurel, el romero y los dos pimentones ahumados.

Salpimentamos el costillar, lo cortamos en cuatro raciones iguales, lo colocamos en una fuente de cristal, lo cubrimos con el adobado que hemos elaborado anteriormente, y lo reservamos en el frigorífico hasta el día siguiente.

Transcurrido este tiempo, en una bandeja de horno ponemos el costillar con el adobo y lo cocemos 50 minutos a 180º, dándole la vuelta cada 10 minutos aproximadamente.

Mientras tanto, pelamos las patatas, las cortamos en rodajas finas, y las freímos en una sartén hasta que se doren por los dos lados.Cuando el costillar esté listo, lo retiramos del horno reservando el jugo.

Disponemos de 4 platos de servir, colocamos una ración de cada uno, acompañamos con las patatas y aliñamos con el jugo.

Decoramos con algo de romero o cualquier otra hierba aromática y sal maldón.

Receta de la web The Spanish Food


Más información, reservas o pedidos telefónicos en nuestra web: Carnes Cesáreo Gómez
Carnes Cesareo Gómez

Pollería Hermanos Gómez: seguimos de caza

Caldereta de ciervo

El venado se engloba dentro de las carnes de caza mayor. Tiene un sabor similar a la del buey, aunque es mucho más ligera y las fibras son más cortas y tiernas.
Esta carne de caza tiene menos calorías, colesterol y grasa que la mayoría de los cortes del buey,  el cerdo o el cordero, y es una excelente fuente de micronutrientes como la niacina, potasio, fósforo, hierro, selenio y zinc.
Asado de venado
La carne de venado, al aportar poca grasa y una cantidad moderada de calorías, puede introducirse sin problemas en dietas de adelgazamiento, siempre y cuando no la cocinemos con demasiado aceite.


Receta de caldereta de venado
Guiso de carne de ciervo

Ingredientes:
1 Kg. de carne de venado cortado a tacos y limpia de piel
2 cebollas cortada en juliana
2 pimientos verdes cortados a tiras
1 cabeza de ajo
2 tomates maduros
Aceite de oliva
2 hojas de laurel
1 guindilla
Tomillo
Romero
1 c de pimentón dulce
Pimienta negra en grano (unos 12)
1 litro de vino tinto

Deja macerando la noche anterior en el frigorífico la carne con el vino, el tomillo y el romero.

En una olla con abundante aceite de oliva añadiremos la cebolla cortada en juliana, los ajos enteros (sin pelar), el pimiento, la guindilla y el laurel.
Cuando la cebolla esté bien pochada añadiremos el tomate picado, el cual rehogaremos durante 5 minutos.

Añade ahora la carne de venado bien escurrida y rehógala durante 2 minutos.
Vierte el vino que hemos empleado para macerarla.

Una vez se haya evaporado el alcohol del vino, añadimos los grano de pimienta, el pimentón dulce, unas ramas de tomillo y un par de vasos de agua. Cocina a fuego lento durante un mínimo de dos horas.
Cuando la carne esté bien tierna, pon a punto de sal y deja reposar durante al menos 4 horas antes de consumir.

Para acompañar el venado puedes adobar unas patatas fritas cortadas en dados gruesos y previamente adobadas en un majado de ajo y perejil. Una vez las tengas adobadas y fritas añádeselas a la caldereta para que cojan sabor.
Receta de SevillaABC


Más información, pedidos o compra on-line en nuestra web www.hermanos-gomez.es
Pollería Hermanos Gómez

Pescadería Ernesto Prieto: erizos de mar

Erizos de Pescaderia Ernesto Prieto

Los erizos de mar tienen una larga historia gastronómica. Griegos y romanos eran adictos a consumirlos como aperitivo. El genial Auguste Escoffier –el padre de la categorización de los métodos de la cocina francesa- los incorporó en diversas recetas y el escritor Julio Camba los definía como “no hay marisco alguno que sintetice el mar de modo tan perfecto como el erizo”. En definitiva, y para todos, un producto muy especial.

Si nos ajustamos al viejo refrán gallego que dice “en los meses sin erre, ni mariscos comas, ni mariscos compres”, es evidente que el mes de Febrero es el momento idóneo para dedicarnos al marisco a fondo; al fin y al cabo es el único mes de año que contiene dos “erres”. Y es que en invierno, el puro invierno, cuando las aguas son tan frías que pocos se atreven a bañarse en ellas, el marisco se erige como protagonista gastronómico. Nada en la naturaleza escapa a una razón; y en este caso ésta coincide con los ciclos de reproducción de casi todas las especies (entre mayo y agosto, periodo en el que el marisco pierde masa cárnica e incluso su caparazón – o se vuelve blando como en el caso de los crustáceos –, por lo que a su vez pierde sabor y textura).
Erizos de mar en Pescadería Ernesto PrietoMomento de moluscos y crustáceos para todos los gustos, pero hoy nos dedicaremos a una especie poco habitual en las mesas del interior, pero que representa una de las formas más genuinas para degustar el sabor marino en la cocina: los erizos de mar.

Cuenta la tradición que en muchos pueblos de las costas españolas durante el invierno, las familias se acercaban a las rocas para tratar de capturar algún erizo y degustarlo en crudo allí mismo, acompañado por pan y un buen trago de vino. Aunque en Pescaderías Ernesto Prieto nos empeñamos en traer el mar a Madrid, todavía no contemplamos la opción de organizar catas de erizos sobre rebanadas de pan en el Mercado de Chamartín –tampoco lo descartamos-, pero si podemos ofrecerles el suculento “caviar” del mar y sugerirles alguna elaboración que incluya el profundo aroma a mar en platos de sencilla factura.
Erizos de mar en el Mercado de ChamartínTrabajar el erizo en la cocina es muy sencillo, tan sólo hay que seguir algunas pautas y recomendaciones. Para abrir y limpiar este equinodermo debemos simplemente tratar de no presionarlo en exceso. Es la forma de evitar hacernos daño, ya que aunque el erizo esté naturalmente dotado de pinchos largos y puntiagudos, si éstos no se presionan no ocasionan dolor alguno.

Otro detalle importante es el intentar respetar siempre al máximo el sabor natural de este animal, en todas las elaboraciones. Para reconocer la calidad del erizo se puede recurrir a un truco simple y seguro: cuánto más rojas e hinchadas estén sus yemas interiores, más sabroso será el ejemplar.


Receta de tagliatelle con erizos
Receta de pasta con erizos

Ingredientes (4 personas):
15 erizos de mar
2 dientes de ajo
Un puñado de perejil
400 gr de pasta
Aceite
Sal

Lo primero que hay que hacer es vaciar los erizos de mar, pero para eso antes tenemos que poner a cocer agua en una cacerola, Cuando hierva, echar los erizos y dejarlos cocer durante tres minutos. ¡¡No tiréis el agua de la cocción!! Luego la usaremos para cocer la pasta.

Una vez sacados los erizos del agua hirviendo los dejamos enfriar. Para no manchar la cocina más de la cuenta, abrid los erizos encima de un plato hondo. Además, el agua que sale del erizo la utilizaremos más adelante.

Para abrir los erizos, tenemos que colocar el ojo del erizo hacia arriba (el ojo está en la parte inferior del erizo). Clavamos un tenedor en el ojo del erizo y con un cuchillo presionamos hasta que se abra. Cuando tengáis los erizos abiertos, hay que sacarles la carne con una cucharilla.

Si queréis usar el agua de cocer el erizo para cocer la pasta y que le dé un poco más de sabor a la pasta, hay que colar el agua de la cocción con papel absorbente dos o tres veces, para asegurarnos de que no queda ningún poso en el agua.

El siguiente paso es cocer la pasta. Es recomendable una pasta larga, ya sean spaghetti o tagliatelle o lo que más os guste. La pasta se tiñe de marrón así que ¡non vi preocupate!

Ahora a por el condimento: en una sartén ponemos un poco de aceite y doramos el ajo que habremos cortado previamente en trocitos muy pequeños. No os preocupéis si os parece que ha salido poca carne de los erizos, porque igualmente le da mucho sabor a la pasta.

Una vez que ya esté el ajo doradito, añadimos la carne de los erizos y los doramos.

Ya sólo queda mezclar la pasta en la sartén y… ¡ A comer!. Por cierto echarle queso rallado a la pasta sería un sacrilegio.
Receta de Tatilicious


Para más información, pedidos y compra on-line consulte nuestra webwww.ernestoprieto.com
Pescados y mariscos vivos

Frutas Charito: apúntate al kimchi

Kimchi coreano

Quizás su nombre no te diga nada, pero el kimchi se ha convertido en un plato de culto en medio mundo, entrando en ese distinguido club de los superalimentos. Te vamos a contar algunas peculiaridades y si decides sumarte a esta tendencia planetaria, en Frutas Charito vas a encontrar todos los ingredientes para arrancar en un viaje iniciático.

Antes de que convirtiera en la comida favorita de la modernidad occidental, el kimchi fue declarado Patrimonio Cultural Intangible de la Humanidad por la UNESCO, como ya lo era la dieta mediterránea o el café turco o el pan lavash armenio o la “comida gastronómica” de Francia, donde se evalúa no solo el sabor, se pone en valor mucho más que el plato en si mismo, por muy bueno que sepa al paladar, se premia el proceso, “la práctica y el arte” de prepararlo, que es lo que el órgano cultural de las Naciones Unidas considera que se debe preservar para la posteridad.
Productos del kimchi

Las familias coreanas preparan kimchi como un ritual. Es el acto social más popular y no falta en ninguna mesa. En cada comida coreana se sirve un bol con arroz hervido y kimchi. Está tan arraigado a sus vidas que, hasta en momentos donde la comida no es protagonista, aparece por arte de magia. Por ejemplo, cuando posan para una foto no dicen “cheese” como los anglosajones o “patata” como los españoles. Con una sonrisa de oreja a oreja gritan juntos: “¡kimchi!”.

El kimchi se prepara con la col china como ingrediente principal. Es crujiente y picante como el chucrut. Estimula el paladar con sabores nuevos y mezcla con sabiduría tres superalimentos: el ajo, el jengibre y las cebollas verdes. Esta triada de verduras está en la mayoría de platos de las familias coreanas, pero es en el kimchi donde adoptan su mejor versión.

Se le puede añadir calabaza, pepino, mango verde –el de daikon y mango verde con soja es uno de mis kimchis caseros favoritos– manzana, cualquier hoja verde con un cierto nervio como berza, kale, pak choy o las pencas de la acelga.

Es el contrapunto ideal al resto de sabores de los platos elevando a su máxima expresión cualquier alimento rico en almidón. Arroces, fideos, tortillas, panes y especialmente platos con carne mejoran porque el kimchi limpia la grasa en el paladar.
Kimchi coreano

El kimchi es un alimento vivo, como el queso o el vino. Cuanto más viejo se hace, más matices adquiere. Esta es la gran propiedad de los alimentos probióticos con microorganismos vivos que permanecen activos en el intestino y ejercen importantes efectos fisiológicos. En consecuencia, se considera que es un alimento probiótico vegetal que contribuye a la salud de una manera similar al yogur como alimento probiótico lácteo.

Más allá de la moda, según la Organización Mundial para la Salud es uno de los cinco alimentos más sanos, junto con el aceite de oliva, y la comunidad científica se ha desbordado en cuanto a los beneficios del kimchi, así un intenso estudio publicado en Journal of Medicinal Food asegura que es: anticancerígeno, combate la obesidad, reduce el colesterol, aporta vitaminas A, B y C, suaviza las digestiones, propiedades antioxidantes y antienvejecimiento, mejora la salud del cerebro, fortalece el sistema inmunológico y la salud de la piel. Casi nada.

Existen más de 160 variedades que los coreanos consumen con fervor. Es barato y fácil de preparar. Tan solo requiere paciencia con el proceso de fermentación. Te presentamos una de las miles de recetas que existen… 

Receta de Paechu Kimchi
Receta de kimchi coreano

Ingredientes:
Una col china de tamaño mediano
250 gr. De sal
2 cucharadas de harina normal (lo ideal es usar harina de arroz, pero la de trigo sirve)
35 gr. De salsa de pescado
250 gr de guindilla coreana en polvo, se denomina kochu karo
2 cebollinos chinos picados en piezas de unos 3 cm
4 dientes de ajo bien picados
4 nueces bien picadas
1 cucharada de jugo de jengibre
125 gr de azúcar
1 cucharada de jugo de limón o lima

Corta longitudinalmente la col en 4 cuartos. Retira las hojas exteriores que estén feas o que estén duras o muy blancas. Lávalo y, sin escurrir, añade 200 gr de sal por encima. Disuelve el resto de sal en un 125 gr de agua bien caliente y échala por encima de la col:

Deja reposar durante 3 horas dando vueltas cada hora para que la sal se distribuya uniformemente; a media que la col pierda agua, esta se irá cubriendo con el agua salada.

Lava varias veces bajo agua y deja escurriendo sobre un colador.

Para hacer la salsa: disuelve sobre el fuego la harina en 250 gr de agua y cuece removiendo constantemente hasta que se forme una pasta, un par de minutos, deja enfriar y añade el resto de ingredientes y mezcla.

Abre la col y rellénala con la mezcla (mejor usa guantes) echando la pasta entre las hojas de la col. Presiona bien y deja en un bol. Añade un poco de agua a la mezcla de la pasta hasta disolverla y vierte sobre la col. Cierra en bol, cubre con una bolsa de plástico bien cerrada y deja fermentar 3 ó 4 días fuera de la nevera y pasa a la nevera para retrasar el proceso de fermentación. Debería saber picante, dulce y salado, prueba y corrige si fuera necesario. Puedes tomarlo a partir del 4º día y hasta un mes después, pero se irá poniendo cada vez más ácida.

Cuando quieras tomarlo, saca una pieza, corta unas hojas y sirve en un plato las piezas cortadas del tamaño de un bocado.
Receta de Umami


Más información, pedidos o compra on-line en nuestra web Frutas Charito
Frutas Charito

Carnes Cesáreo Gómez: carne cruda

Carpaccio de buey

La historia de la humanidad tiene muchos hitos, pero pocos tan grandes como el paso del cazador-recolector a agricultor-ganadero y la invención del fuego, que permitió el nacimiento de la cocina, pasar de la comida cruda a la comida cocida. La cocción, revolucionaria y moderna en su momento, no nos ha hecho olvidar nuestros ancestros, y aunque a veces no seamos conscientes, ingerimos gran cantidad de alimentos crudos, y no sólo ensaladas.

Hay un movimiento que ha tomado una extraordinaria fuerza, el raw food, que preconiza la cocina sin fogones y reivindica la comida cruda; el crudivorismo es un estilo de vida que se basa en el consumo de alimentos no cocidos, sin procesar, y si puede ser orgánicos o ecológicos, porque creen que cuanto más alta es la proporción de comida cruda en la dieta, más beneficios para la salud, y que la comida cruda contribuye a la pérdida de peso y previene muchos problemas de salud y enfermedades. Aunque esta íntimamente ligado a las dietas veganas, tiene correligionarios que incluyen en su dieta alimentos de origen animal pero crudos.
Yukhoe coreano

En la gastronomía, la presentación de elaboraciones cárnicas en crudo no es nada nuevo y existen un buen puñado de platos donde la carne en estado puro es protagonista principal, siempre con la imperiosa necesidad de que la calidad de la materia prima sea excelsa. Desde el Yukhoe coreano, hecho con ternera cruda y condimentado con salsa de soja, aceite de sésamo y vino de arroz, al etíope Kitfo, con carne de ternera picada cruda, marinada en mitmita, mezcla de especias picante a base de polvo de guindilla, y niter kibbeh, una mantequilla clarificada con hierbas y especias.
Tartar de vacuno

Estas especialidades han sido menos difundidas que el eterno Steak Tartar o el universal Carpaccio. Como comentábamos, la calidad de la materia prima es la base del éxito de estos platos, porque en ambas elaboraciones la terneza y gusto de la carne queda a la vista, sin trampa ni cartón, y en Carnes Cesáreo Gómez pretendemos que se sumerja en la experiencia de la gastronomía de las raw meat con la carne más Premium que existe: el buey gallego.
Pues existen carpaccios y nuestro carpaccio de buey gallego, que comercializamos eligiendo la pieza precisa, con el grado de infiltración de grasa perfecto, y loncheamos en finísimos cortes para el mayor deleite. Para que se haga una idea, el carpaccio de buey es al resto de los carpaccios lo que un Joselito Gran Reserva al resto de los jamones serranos. Tratamos que su experiencia carnívora sea única.

Estamos convencidos que el mismísimo  Giuseppe Cipriani, creador en 1950 en el Harry’s Bar de Venecia del primer carpaccio que la historia conoce, se sentiría maravillado por la calidad de la carne que proponemos. Y por eso acudimos a Arrigo Cipriani, hijo del creador, para proponer la receta original que ha hecho famoso este plato, que como el mismo define: auna lujo y simplicidad. Como verá, en la descripción no se hace mención a incluir lascas de queso parmesano, o abrillantar la carne con aceite de oliva o decorar con hojas de rúcula. Pero en su cocina manda usted, y al amigo Arrigo Cipriani no se le espera para que haga “críticas” a su preparación.


Receta de carpaccio Harry’s Bar
Carpaccio Harr's Bar

Ingredientes (6 personas):
800 g de lomo de buey, cortado en rodajas finas

Para la salsa Carpaccio ca. 250 ml:
185 ml de mayonesa casera
1 o 2 cucharaditas de salsa Worcestershire
Jugo de limón 1 cucharadita
2 ó 3 cucharadas de leche
Sal
Pimienta blanca recién molida

 

Ponga la mayonesa en un bol y añadir el resto de ingredientes de la salsa sucesivamente, incorporándolos uno por uno.

Ponga a un lado en el refrigerador hasta que esté listo para su uso.

Colocar las lonchas sobre cada plato hasta cubrirlo por completo, pero si montar unas sobre otras.

Difundir las rebanadas en placas hasta cubrirlas por completo.

Sumerja una cuchara en la salsera y vaya cubriendo la carne con toques decorativos.

Sirva inmediatamente.

Fuente Associazione Italiana Food Blogger


Más información, reservas o pedidos telefónicos en nuestra web: Carnes Cesáreo Gómez
Carnes Cesareo Gómez