Del mercado a tu mesa

Author - admin

Locura por el aguacate

Ya quisieran algunas actrices, cantantes, modelos o candidatos al famoseo tener el éxito que tiene el aguacate en la Redes Sociales. El solito, o acompanado de una legión de influencers en todo el mundo, se ha aupado a la categoría de mito, al menos en Instagram. La conocida aplicación  de imágenes se ha convertido en su mejor escaparate y lo ha elevado a la categoría del fruto de la alimentación sana. Solo hay que contar el número de fotografías tituladas en su denominación inglesa “avocado”, más de 5 millones de imágenes.

Aguacatemania

 

Todos parecen haber descubierto de repente el fruto: profileran dietas basadas en su consumo, invade prendas de vestir con dibujos, la estrella Miley Cyrus se tatua su forma en un brazo o, en el punto quizás de viaje a la locura sin retorno, existe un café en Melbourne, el Truman Café, con una clientela fanática del aguacate que lo incluye en todos los platos de su carta. Y cuando decimos todos es TODOS, pues el café con leche de toda la vida se sirve dentro de la cáscara, con distinguidos dibujitos realizados sobre la espuma, y lo llaman, como no: avolatte y se consume como si no hubiera un mañana a un precio que mejor no mencionar. Quizás la comunidad hipster, los mayores divulgadores de esta extraña combinación, sigan al pie de la letra una de las frases habituales del escritor Truman Capote: “Soy un chico de obsesiones, más que de pasiones”.

La moda del avolatte

 

Pero si somos capaces de volar por encima de ese furor verde, de no caer en la agucatemanía, es un producto con unas magníficas prestaciones en la cocina e innumerables propiedades alimenticias.

  • Tiene más potasio que un plátano, además de proteínas. Lo que le convierte en idóneo para un reponedor piscolabis tras una jornada de entrenamiento deportivo.
  • Es bajo en sal y en colesterol, que solo está presente en las grasas de origen animal, por lo que es bueno para el corazón.
  • Su contenido en grasa produce un efecto saciante, aunque esto signifique también que aporta más calorías que otros vegetales.
  • Es rico en vitaminas, la lista es muy completa; tiene la B1, B2, B3, B6, B9, la C, la E y la A. Además de calcio y fósforo, los mismos elementos que encontramos en los lácteos.
  • Es uno de los más adecuados vehículos nutritivos, pues ayuda a asimilar mejor las propiedades liposolubles de otros alimentos al comerlos.

Aguacatemania

 

Sirva como compendio de sus valores la afirmación de una nutricionista: «Él solo reúne el ácido oleico del aceite de oliva, la vitamina A del tomate, la C de la naranja, el calcio del yogur y el ácido fólico de las espinacas».

Si te apuntas a la moda del aguacate un par de consejos: nunca lo guardes en la nevera si aún no está maduro, y aunque lo mejor es que confíes en el criterio del equipo de profesionales de Frutas Charito, que te indicarán cual es el más adecuado si le señalas en qué momento vas a consumirlo, si quieres saber tu mismo el punto de madurez una fórmula es sacarle el rabito y comprobar su color. Si es verde todavía no ha madurado. Si está amarillo, entonces, está listo para comer. Si ya es marrón eso quiere decir que se ha pasado.


Más información, pedidos o compra on-line en nuestra web Frutas Charito
Frutas Charito

Ternera de Extremadura

Ternera rosada de Carnes Cesáreo Gómez

La carne amparada por la Indicación Geográfica Protegida Ternera de Extremadura se corresponde con las producciones de vacuno en extensivo que durante siglos ha sido practicada en el ecosistema de la Dehesa en la Comunidad de Extremadura. Un espacio natural único donde conviven con las ganaderías de ovejas merinas, el cerdo ibérico y la fauna silvestre, siendo la Dehesa un ejemplo de explotación donde los criterios de sostenibilidad, respeto y conservación del medio ambiente son valores básicos y que redunda en la preservación del patrimonio natural de la región.

En este valuarte natural se desarrolla la crianza de las razas amparadas por la IGP Ternera de Extremadura comprende el ganado de las razas autóctonas Retinta, Avileña Negra-Ibérica, Morucha, Berrendas y Blanca Cacereña, y sus cruces con las razas Charolesa y Limusina, razas cárnicas que dan un producto muy valorado por el consumidor, pues aunan todos los criterios y tendencias de consumo actuales, tanto en el proceso de obtención como en el de elaboración y características organolépticas, y donde se vigilan todos los parámetros de calidad: origen, raza y certificación de la trazabilidad del producto en todo el proceso de crianza, controles que se convierten en garantía de sabor y calidad para el consumidor.

Ternera rosada extremeña en Carnes Cesáreo Gómez

 

En boca, en una carne con un sabor más pleno, más jugosa, lo que se traduce en más grasa entreverada por el consumo de bellota, una textura más firme y a la vez tierna y con más concentración de nutrientes.

Nos quedamos con una definición del perfil de esta carne que realizaba el profesor Jorge Ruíz, de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Extremadura: “Una carne caracterizada por su intensidad en el sabor, en concreto el Umami (definido por los japoneses como sabor suculento o delicioso que completa la calidad del aroma), por su color rojo intenso, su aspecto marmoreado (grado de veteado), su terneza, una textura jugosa y de escasa pastosidad y la intensidad y la persistencia de su aroma cárnico”.

Quién se puede mostrar reacio a hincar el diente a un corte de ternera de Extremadura después de semejante apología. Pura poesía para un carnívoro.

Además de tener acento propio; esta carne es un alimento de los más completos y naturales que existen dentro de una dieta equilibrada. La Ternera de Extremadura aporta gran cantidad de vitamina E, que actúa como antioxidante natural, un alto contenido en proteínas, que estimula el desarrollo corporal e intelectual humano, así como minerales vitales, sobre todo hierro, calcio, fósforo y magnesio.

Ternera de Extremadura asada

Superada la teoría, vayamos a la práctica. ¿Qué tipo de cortes debo utilizar para según que recetas? En términos generales le recomendamos las preparaciones ideales según las diferentes piezas:

· Asados: lomo bajo, contra, redondo y llana.
· Cocidos: morcillo, falda y aguja.
· Guisos y estofados: contra, espaldilla, aguja, aleta, carrillada y rabo.
· Roast-beef: solomillo, lomo alto y redondo.
· Parrilla: lomo, solomillo y costillar.
· Plancha o frito: puntas de solomillo, tapa y aguja.
· Para empanar: tapa, contra y brazuelo.

Y si tiene alguna duda, consúltenos, estamos deseando colaborar.


Más información, reservas o pedidos telefónicos en nuestra web: Carnes Cesáreo Gómez
Carnes Cesareo Gómez

Magret de pato

Magret de pato a la plancha

¿Saben cuál es el plato preferido por los franceses? Pues ni más ni menos que el magret de pato. Y no crean que su historia se pierde en la noche de los tiempos, es bastante reciente con lo que se puede estructurar y poner nombre y apellidos a su autor.

El magret es el músculo de la pechuga del pato que ha sido cebado para la producción de foie gras. Esta pieza del pato graso era habitualmente confitada, cocinado a fuego lento en su propia grasa, pero resultaba particularmente seca y no recibía los mismos elogios de los consumidores que otros cortes del pato, como los muslos. En esto llegó André Daguin, corrían los años sesenta y este reconocido restaurador de Auch, la capital de Gers, epicentro de la crianza de patos y sus elaboraciones, y comenzó a utilizar el magret en la cocina como si de un solomillo de buey se tratase, sirviéndose fileteado con la carne poco hecha y con la piel crujiente.

Magret de pato cebado

 

Durante años era el único restaurante del mundo que osaba servir un plato de magret de pato “rosado de cocción”. Este forma de presentación, tal cual una carne roja, provocó un auténtico cisma entre los gourmets, ya que el pato estaba considerado, al igual que el pollo y otras aves, una carne blanca que requería una cocción larga.

En estas controversias se andaban hasta que un artículo en el New York Times, alabando el magret de Daguin, hizo recapacitar a la prensa gastronómica francesa y elevarlo a la categoría de plato nacional que posee en la actualidad.

Magret de pato a la plancha

 

Las reglas para cocinar el magret de pato de forma ortodoxa es quitar los excesos de grasa del borde de la pechuga y realizar unos cortes con el cuchillo en la parte grasa en forma de retícula sin llegar a la carne. Estos cortes tienen como finalidad permitir que vaya saliendo la grasa a medida que se derrite durante la cocción, por ello es fundamental que los costes no lleguen al músculo que provocaría perder los jugos. Posteriormente, dorarlo en la sartén por la parte de la piel primero durante unos minutos, sin añadir ningún tipo de aceite, será la propia grasa del pato que otorgará ese crujiente dorado típico. Darle la vuelta y  sellar durante un minuto por la parte más carnosa.

Magret de pato a la plancha

 

El toque final, y que aportará jugosidad, es terminarlo de hacer en el horno a baja temperatura, unos 120 grados durante 15 minutos, envolviendo el magret en papel de aluminio y dejarlo reposar 5 minutos antes de filetearlo.

El magret se siente en la gloria acompañado de cebollitas francesas, frutos rojos, manzana, miel, pimienta y reducciones de vinos olorosos, en especial la reducción de Pedro Ximenez es un maridaje excepcional.


Más información, pedidos o compra on-line en nuestra web www.hermanos-gomez.es
Pollería Hermanos Gómez

Papillote: rápido, sencillo y limpio

Papillote

Pocas técnicas de cocina son tan sencillas de realizar como el papillote; tiene todas las ventajas, es fácil, rápida y limpia, por lo que no se necesita ninguna preparación, ni disponer de sofisticados utensilios de cocina, ni la cocina quedará como un escenario de guerra, ni el olor de la receta se propagará por toda la casa, y con el extra de conseguir grandes resultados en cuanto a textura, propiedades y sabor. Además, al cocinar los alimentos al vapor de sus propios jugos, se convierte en el método para comer de forma sana. Perfecto para dietas hipocalóricas, pues la aportación de grasas o salsas en mínima.

Pero ¿qué es el papillote? Este método de origen francés, que en su momento era pura modernidad, se basa en envolver los alimentos en papel sulfurizado, papel de aluminio o, lo más moderno, carta fata –un material que simula el papel transparente y es compatible con los alimentos con propiedad de neutralidad y resistencia al calor (incluso en aceite) hasta 220ºC-, formando un paquete bien cerrado por los bordes de modo que quede un receptáculo hermético. Que al someterlo al calor el envoltorio se hincha y resulta una ligera receta al vapor, que evita la pérdida de líquidos y, por tanto, garantiza el mantenimiento del jugo propio de cada alimento, conservando casi intactos todos los nutrientes y vitaminas.

Percado al horno en papillote

 

Durante la cocción no se puede abrir y cerrar el papillote y todos los alimentos van a cocerse el mismo tiempo. Por lo tanto, lo ideal es el pescado (sin espinas) se pongan en filetes que no sean muy gordos y la verdura si lo acompaña sea del mismo tamaño, bien en bastones, trocitos de media luna o en juliana. Luego puede darse el caso de que tengamos verduras más duras o fibrosas (como espárragos o coliflor), y aquí lo mejor es saltearlas o escaldarlas antes. También tenemos la opción de hacer papillote con pescados enteros, teniendo en cuenta que el tiempo que van a necesitar va a ser mucho mayor que un filete, así que mejor con verduras duras o incluso láminas de patata.

Ya hemos comentado que la cocción se hace en los propios jugos que van soltando los alimentos, de tal manera que todos los aromas y sabores naturales se potencian. Ahora bien, si salteamos las verduras unos minutos antes en una sartén con un poquito de aceite de oliva y sal, ganaremos en sabor.

Cocina de pescado en papillote

Todas las especias y aderezos son bienvenidos: pimienta, eneldo, tomillo, laurel, vino blanco, zumo de limón, etc. Los líquidos y las grasas siempre vendrán bien cuando la pieza de pescado no sea tan jugosa. Por ejemplo, a un filete de merluza le iría bien un chorrito de aceite de oliva y otro tanto de limón. Sin embargo, para un filete de salmón prescindiría de líquidos, porque ya de por sí es bastante jugoso; aun así podríamos añadirle algún extra.

El horno es lo más práctico y te valdrá con cualquier envoltorio. A una temperatura de 180 ºC, se van a necesitar entre 5 y 20 min aprox., dependiendo de lo que pongamos. La clave para saber si el interior está hecho es cuando el paquete se hinche. También podemos hacerlo en una sartén o al microondas (con su utensilio correspondiente). Por otro lado, si estás en una barbacoa, aprovecha para hacer un papillote a la parrilla, le aportará los aromas de tostado al interior y quedará fenomenal.


Receta de salmón en papillote a la naranja

Salmón a la naranja en papillote

Ingredientes:
1/2 taza de zumo de naranja

1/2 taza de vino blanco
1/4 de taza de cebolla picada
4 filetes de salmón fresco
1 cucharada de ralladura de naranja
4 ramas de cebollino
4 ramas de eneldo
4 cucharadas de mantequilla
Sal y pimienta

 

Precalentar el horno a 190° C.

Primero haremos la salsa y eso es poniendo en una olla el vino, zumo de naranja, ralladura de naranja y la cebolla. Hay que ponerlo a fuego alto y llevar a ebullición. Deja cocinar hasta que se espese y reduzca a la mitad.

Por otro lado prepara 4 trozos de papel de aluminio tan grandes como para cubrir los filetes de salmón. En cada uno coloca un filete, cebollino, eneldo, una cucharada de mantequilla, salsa de naranja y sal y pimienta al gusto. Cierra bien, formando como una media luna y que no se escape nada.

Ponerlos en una bandeja para el horno y meter al horno, cocinar durante 10 o 12 minutos. Servir muy caliente.

Receta de VIX


Para más información, pedidos y compra on-line consulte nuestra web: www.ernestoprieto.com Pescados y mariscos vivos

Frutas Charito: el secreto de la fruta madura

El secreto de los frutos perfectos

Cuál es el secreto de la fruta madura, cuál es el enigma de que toda la fruta que comercializamos en Frutas Charito esté en su punto de sazón. Pues la realidad es que no hay secreto, no hay truco, todo se resume en trabajo y profesionalidad. Labor que comienza cada día cuando aún del sol no se tiene noticia en Mercamadrid; un equipo de nuestra frutería se desplaza capitaneado por Juan Carlos y comienza la tarea de selección de producto, escogiendo entre los productores que ya han sido filtrados previamente por su buen hacer en el cultivo de frutas, de los que conocemos sus prácticas en que la recolección se realiza en el momento oportuno, certificando la calidad de los artículos.

Seguimiento de maduración en Frutas Charito

 

Pero la tarea no ha hecho más que empezar. En Frutas Charito se almacena el género en cámaras de temperatura controlada, diferentes espacios frigoríficos a diferentes temperaturas para poder controlar el grado de madurez. Es en este espacio donde Juan Carlos echa media vida, y no es un eufemismo, pues cada mañana y cada tarde desciende a la zona de almacenaje frigorífico para testar cada una de las cajas que contienen los productos, cientos y cientos de cajas en los que comprueba una a una el color, el punto de firmeza y tensión del fruto y una cata en boca para decidir cuáles han de ser vendidos y cuáles pueden esperar. Siguiendo una metodología que solo años de experimentación otorga, habilidades que solo un absoluto conocedor del sector puede exhibir.

En busca del fruto maduro

 

Aún cuando para Juan Carlos esta es la prueba del 9 a la hora de dar el visto bueno a cada pieza que debe estar a disposición del cliente, no descarta adoptar métodos modernos, utilizar los instrumentos que la tecnología pone al alcance para conocer el grado de sazón del fruto.

Medición del azúcar de la fruta

 

Para ello se realizan mediciones con un refractrómetro que mide el contenido de ázucares en la fruta, colocando unas gotas del jugo del fruto sobre la placa y en el visor aparece el grado de concentración, lo que nos indica el punto de madurez del producto. Cada fruta tiene un rango diferente, basta conocer el óptimo para cada uno de ellos y nos suministra una valiosa información.

Medición del azúcar en la fruta

La apuesta por el trabajo, la aplicación de la experiencia y la adaptación a nuevos sistemas de control que pone en servicio la técnica nos proyecta como una de las mejores fruterías de la capital, donde cada producto que vendemos lleva el sello de calidad que asegura una fruta y verdura única, con el nivel de madurez que permite disfrutar plenamente del sabor.


Más información, pedidos o compra on-line en nuestra web Frutas Charito
Frutas Charito

Pescadería Ernesto Prieto: pulpo el marisco totémico de los gallegos

Del pulpo pueden acuñarse varias definiciones. Una, la fría descripción de un molusco cefalópodo con ocho brazos y dos filas de ventosas en cada uno; de un cuerpo blando con un cerebro muy desarrollado y dos grandes ojos que le proporcionan una visión privilegiada. Pero tal vez resulte más sugerente la del periodista y escritor Jorge-Víctor Sueiro  “El pulpo es el marisco totémico de los gallegos; el plato popular que acompaña a las fiestas, las romerías y, a diario, es el socorrido compago para una tapa en el bar, que va tan bien a unas tazas de Ribeiro, tinto mejor, o si no, blanco a gusto”.

Pulpo gallego

Y añadía “non ten ósos, nin espiñas, ni cascas… ¡Todo e carne! ¡e qué carne!”; en la lengua de Rosalía, algo así como “no tienen huesos, ni espinas, ni cáscaras, …todo es carne, ¡y que carne¡” Y no le faltaba razón este amante de la cocina gallega, pues en su carne se percibe el mar, bastante fina, aunque haya de ser vapuleada y luego blanqueada para ser preparada.

Resulta curioso comprobar cómo la tradición pulpeira arraigó lejos de las costas gallegas. La principal razón se encuentra entre los viejos muros del monasterio de Oseira,  donde recibían kilos y kilos con los que los marineros pagaban sus tributos. “En aquellos tiempos, hace dos siglos largos, el pulpo de Galicia se consumía, mejor que fresco, en seco o cecial”, recuerda Jorge-Víctor Sueiro. Como el bacalao o el congrio, era de las pocas alternativas para comer pescado en el interior.

Pulpo gallego

 

Ya sea a la vinagreta  o “a feira”, como siempre se ha tomado en las ferias populares gallegas, acompañado de sal, pimentón y aceite, el pulpo es siempre un elemento festivo. Pero sus opciones se expanden en un universo de sensaciones: estofado, escalfado o simplemente guisado con pequeñas patatas o “cachelos”, o al estilo de Málaga, guisado con garbanzos; en Cataluña, donde asan los pequeños pulpos, o en Japón, los únicos que compiten con nuestro país en el consumo de pulpo, donde entre otras muchas opciones se presenta cocido en trozos, con finas rodajas de pepino y una salsa de jenjibre, vinagre y soja.


Ensalada de carpaccio de pulpo con aceite de pimentón

Ensalada de carpaccio de pulpo

Ingredientes:
Un pulpo pequeño cocido
Lechugas varias (lollo rosso, hoja de roble, escarola, etc…)
1 cabeza de ajos
200 ml. de aceite de oliva
1 cc de pimentón dulce

 

Para el aceite de pimentón, calienta el aceite de oliva en una cazuela. Introduce en el aceite la cabeza de ajos (sin pelar) cortada por la mitad. Una vez los ajos estén dorados, retíralos de la cazuela y apaga el fuego. Añade al aceite la cucharada de pimentón y remueve bien hasta que éste quede bien disuelto en el aceite. Lo reservamos.

Lava las lechugas, escúrrelas bien y trocéalas. Ahora alíñalas con aceite de oliva virgen, unas gotas de vinagre de Jerez y una pizca de sal gruesa.

Con la ayuda de un cuchillo muy afilado, corta los tentáculos del pulpo en rodajas lo más finas posibles y cubre con ellas la base del plato. Rocía el pulpo con el aceite de pimentón.

Sobre el carpaccio de pulpo servimos un bouquet de ensalada aliñada.

Si te gusta el punto picante, sustituye el pimentón dulce por pimentón picante.

Receta de ABCSevilla


Para más información, pedidos y compra on-line consulte nuestra webwww.ernestoprieto.com Pescados y mariscos vivos

Receta de lomo de cordero pochado con curry y lima asada

Cordero pochado con curry y lima

Pilar Bueno, amiga y clienta, con un delicado gusto por el buen hacer en la cocina, fue quien  nos puso sobre la pista de una receta que se ha convertido en un clásico en su casa, y que cuando lo prepara solo confía en el cuchillo de Carnes Cesáreo Gómez.

Cordero lechal de Carnes Cesareo Gomez

Allá donde se encuentre prefiere llevarse el cordero made in Cesáreo, envasado al vacío, para poner en marcha una suculenta elaboración que tiene su origen y en las manos del chef Gerhard Schwaiger, ya cuando se ocupa de los fogones del restaurante Tristán, y ahora con espacio propio en Schwaiger Xino’s, ambos en las Islas Baleares, con una propuesta que auna un producto tradicional como es el lomo de cordero con la innovación.

Una receta donde la carne preserva absolutamente la naturalidad sápida y la jugosidad y la salsa es un excitante gustativo rebosante de fragancias y contrastes, muy especiada y refrescante.

Cordero pochado con curry y lima

Ingredientes:
Para el cordero y el caldo de curry
2 lomos de cordero de 400 gr cada uno
4 cc de aceite de oliva
4 dientes de ajo con piel
1 rama de romero
1,5 litro de agua
Las sobras del lomo de cordero
1 cebolla con piel
2 cc de curry
1 guindilla pequeña
1 hoja de laurel
2 dientes de ajo con piel
¼ litro de vino blanco
1 rama de tomillo
1 cc de cilantro en grano
1 cc de pimienta en grano
1 pequeña rama de apio de montaña
2 cc de sal
1 cc de estragón picado
1 cc de albahaca picada
1 cc de tomillo de limón picado

Cocinar todos los ingredientes durante 1 hora, dejar reposar a 78 º. Cocinar los lomos de cordero en este caldo a 78º durante 1 hora.

Sacarlo, secarlo y saltear en aceite de oliva, ajo y romero durante 7 minutos y reposar la carne con las hierbas picadas.

Ingredientes:
Salsa para la carne
Jugo de 1 lima al horno 140 º 35 minutos
1/8 litro de jugo de carne de cordero
20 gr. mantequilla fría
Especias molido de:
Flor de naranja
Jazmín
Pimienta negra
Flor de nuez moscada
Chili
Laurel
Cúrcuma

Meter una lima al horno a 140º durante 35 minutos y sacar el jugo con la carne de limón.

Calentar la salsa de cordero, mezclar con los ingredientes y ligar la salsa con la mantequilla fría.

Receta de LoMejorDeLaGastronomia


Más información, reservas o pedidos telefónicos en nuestra web: Carnes Cesáreo Gómez
Carnes Cesareo Gómez

Marinado de carnes, terneza asegurada

Técnica de marinado de carne

El marinado de las carnes es uno de los trucos más originales para conseguir la terneza perfecta, incluso en cortes más recios, y para aportar sabores inusuales a cada bocado. Técnica que tiene su origen en el Renacimiento, y cuya primera función era dar sabor, suavizar las carnes de caza e, incluso, matizar el olor de las carnes que ya estaban en el punto de no retorno.
De eso ya han pasado siglos, ahora su función es sorprender e incluir sabores de otras culturas culinarias a través del toque especial que otorga el proceso de reposado previo al cocinado, consiguiendo resultados prodigiosos aún con carnes robustas.

El principio de esta técnica de cocina consiste en poner las carnes de vacuno, porcino o ovino/caprino en un conjunto de líquidos, con un ácido como base, y aromatizarlos con especias y otros ingredientes.
La reacción interna en la carne es que mediante la acción de los ácidos se debilitan los músculos, aumentando la capacidad para retener líquidos. Podemos marinar piezas enteras o trozos más pequeños de carne. Cuando la pieza es mayor se puede inyectar el marinado con una aguja. Del tamaño del corte dependerá, en parte, el tiempo de marinado, que puede ir de las 3 a las 24 horas en el frigorífico. En función del tipo de carne, se marina antes o tarda más. Como regla general no es recomendable dejar la carne marinando más de 24 horas, todo tiene un límite.
Marinada de carne

El secreto para preparar un buen marinado es lograr un equilibrio de sabor entre los ácidos, los ingredientes que queramos añadirle y las especias. Para los más atrevidos se puede aportar un toque picante con alguna salsa o añadir un chile en fresco.

Se puede marinar la carne, y cocinarla después en una plancha o a la barbacoa, y aprovechar el marinado para hacer una rica salsa para acompañar. También se puede cocinar la carne en el mismo marinado.

Asimismo, es posible marinar la carne utilizando frutas o añadiendo un poco de azúcar moreno. Además de aportarle un puntito dulce, las frutas suministran aromas y sabor a la mezcla de la marinada.

El elemento ácido
Cítricos: pomelo, naranja, lima o limón aportarán una acidez afrutada y un intenso aroma. También puede añadirle la rayadura de la piel de los frutos para incrementar la aromatización.

Vinagre: la gran variedad de vinagres que en la actualidad se comercializan abren enormes expectativas a una marinada. De arroz, de manzana, de Jerez… aportarán una identidad diferente.

Vino: la marinada enológica es posiblemente la más clásica, sean blancos o tintos conseguiremos una base óptima, pero las normas dicen que el tinto es idóneo para la carne de ternera, mientras que el cerdo se siente en la gloria en un baño de Jerez, cuyo toque dulce aporta valor en su cocinado posterior.

Yogur: el lácteo que mejor funciona para marinar algunas carnes, sumándole una suavidad extra. También desempeña este trabajo la inmersión en leche fría, mejor si ayudas con especias y hierbas aromáticas que desprenderán mayor sabor.
Platos con carne marinada

Ingredientes aromáticos y especias
Existen muchísimos ingredientes que podemos utilizar para dar sabor y aroma a nuestras marinadas. Entre los más carácterísticos despunta el ajo -que machacado liberará sabor, aroma y un plus picante-, la cebolla roja –potencia y dará color- o el jengibre –si quieres conseguir un tono fresco y mucho aroma y sabor-.

El mundo de las especias, tan dispar, conseguirá que nuestra carne hable otros idiomas, así la canela en rama nos llevará al mundo gastronómico árabe, convirtiendo nuestro cordero o cabrito en un relato de las Mil y una noches, las pimientas harán a la carne volar hacia rumbos orientales, el pimentón tributará ese toque ahumado…

Sáquele el jugo a la carne.


Más información, reservas o pedidos telefónicos en nuestra web: Carnes Cesáreo Gómez
Carnes Cesareo Gómez

Vegetales en el desayuno, por supuesto

Vegetales en la primera comida de día

¡Vegetales en el desayuno, sí o sí! Qué razón atesora la norma que dice que el desayuno debería ser la comida más cuidada y abundante del día, pero los malos hábitos y las prisas han convertido la colación matinal en un acto poco meditado y escasamente valorado. Errores que terminan convirtiendo el aporte calórico más importante de la jornada en una suerte de ingesta de bollería industrial acelerada, obviando los elementos más vitales para nuestros músculos y nuestro metabolismo, y terminamos hinchándonos de cafeína y azúcares.

Acabamos de celebrar el Día Mundial de la Nutrición y la Federación de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética vuelve a reiterar la importancia de consumir frutas y verduras en nuestra dieta; con el lema escogido en esta ocasión “Este año te llevamos al huerto”, reclama la presencia en nuestras comidas de los elementos esenciales para mejorar el alarmante perfil que en la población española tienen la obesidad y el sobrepeso. Pues en el caso del desayuno tipo en España las estadísticas son abrumadoras: el 80% de los españoles no toma un desayuno equilibrado y saludable, y la mitad de este porcentaje mayoritario son personas entre los 18 y 24 años. A la vista de estos datos la conclusión no puede ser otra: “no lo estamos haciendo bien”, y esta sería la valoración más suave.
Vegetales vitales en el desayunoEchemos un vistazo a la rentabilidad de sumar verduras en el desayuno:

  • Favorece la perdida de peso y la digestión; al ser bajas en calorías y ricas en fibra proporcionan un alto valor de saciedad, lo que evitará los antojos de media mañana
  • Mejoran la salud intestinal, pues ciertos vegetales, tales como puerros, cebollas, alcachofas y espárragos son conocidos prebióticos de la naturaleza, que mejoran la inmunidad y la absorción de nutrientes
  • Fortalecen la capacidad mental y la concentración; son suministradoras de un importante bloque de vitaminas y minerales esenciales para la actividad cerebral. Un estudio demostró que bastaba con una porción de verduras en la mañana para conseguir el doble de concentración y rendimiento académico entre los niños de la escuela primaria.
  • Investigaciones científicas han probado que el consumo regular de verduras beneficia la prevención de enfermedades crónicas inducidas por el estilo de vida, como dolencias cardiovasculares, diabetes tipo 2, cáncer y enfermedades inflamatorias.
  • Son ricas en potentes agentes destoxificantes, así lo expone la medicina tradicional china, incidiendo en los vegetales crucíferos como neutralizadores naturales de toxinas. Y la medicina moderna ha señalado que varias verduras ayudan a desintoxicar y dotan al cuerpo de varios beneficios para combatir la enfermedad. Por ejemplo, las cebollas y el ajo son agentes antimicrobianos, el repollo se le reconoce como curativo de problemas gástricos, las patatas son antiinflamatorias, y las zanahorias son potentes antioxidantes.

Empezar el día con vegetalesA la vista queda que las verduras deben estar presentes en todas las comidas principales, y lo mejor es que empezamos cuanto antes. Es decir, comenzar desde el mismo desayuno, incorporándolas en combinaciones que no van a restarnos el escaso tiempo que tenemos tras la levantada, solo se necesita un poco de organización, un precio muy bajo si tenemos en cuenta que nuestra salud estás juego.

En sandwich o bocadillo “super”: si disfrutas del bocata al levantarte toma solamente un minuto o dos para añadir también una buena cantidad de verduras frescas. Añade ​​pimientos rojos asados a un sándwich de huevo y queso o agrega una rodaja de tomate y cebolla picada a un sándwich de pavo. Coloca espárragos cocidos en capas en el sándwich del desayuno para agregar un refuerzo de fibra, lo que favorece la digestión saludable.

En tortillas o revueltos: Si los huevos aparecen en tu desayuno, es bastante simple aumentar tanto el sabor como la nutrición agregando vegetales. Mezcla con espinacas, pimientos, cebollas, calabacín, brócoli u otro tipo de verduras y elabora un revuelto o tortilla para acompañar con un zumo de naranja u otra infusión y una tostada. Sirva como ejemplo una tortilla de calabacín, o con berros, tomate y aguacate.
Vegetales en la comida matinalEn tortitas: descarte la idea de la que solo existen tortitas dulces, también se pueden elaborar una versión salada con diferentes vegetales como pueden ser calabacín, espinacas o con tantos vegetales como se nos ocurran.

En batidos: la forma rápida de ingerir todos los alimentos en un solo sorbo, añadiendo a la batidora variedad de frutas y verduras, así como algún lácteo o semillas, y lograr una preparación completa para la primer comida del día. Por ejemplo, podemos elaborar un batido de zanahoria y coco (muy recomendable y sabroso), de moras, kale y espinacas, o bien, con pepino, con col morada, calabacín… o los productos de temporada que su imaginación alcance.
Fruta y verdura en el desayunoEn tostas: sea imaginativo y no se conforme con agregar aceite de oliva o queso y mermelada, también puede sumarle variedad de vegetales para conseguir con sencillez tostas sabrosas y muy sanas. Aquí van algunas sugerencias:  tosta con rúcula y rabanitos, espinacas baby… y la lista puede hasta el infinito.

Sigue el slogan escogido, pues además tiene su gracia: Hábitos para toda una vida, este año te llevamos al huerto


Más información, pedidos o compra on-line en nuestra web Frutas Charito
Frutas Charito

Atún rojo con apellido: Balfegó

Cuando surgen las dudas sobre un producto lo mejor es certificarlo. Esto ha pasado con el codiciado atún rojo, y para disipar cualquier incertidumbre el atún que comercializamos tiene nombre: Balfegó, la empresa líder mundial en la pesca y el despiece de atún rojo del Mediterráneo.
Los atunes Balfegó viven en piscinas naturales frente a la costa de L’Ametlla de Mar, en Tarragona, donde se crían en estado salvaje y sólo se pescan atendiendo a la demanda del mercado.
Esta compañía nacional pesca siempre animales grandes, con un peso de 150 kilos, lo que indica su punto óptimo de maduración y grasa en la carne, que aseguran las características organolépticas perfectas.
Pieza de atún rojo con el sello Balfegó
El atún rojo salvaje es capturado y posteriormente alimentado exclusivamente de pescado, con el único objetivo de conseguir el nivel óptimo de grasa, por lo que ha sido catalogado como una joya gastronómica universal, a la altura del jamón ibérico, del caviar o la trufa.
Balfegó asegura un absoluto control de la trazabilidad del producto, con lo que el consumidor tiene toda la información sobre el origen, tamaño, peso, documentación legal y las diferentes fases recorridas por el producto desde el mar a su mesa.
Otro de los esfuerzos que caracterizan a este sistema empresarial es el de mantener una actividad altamente sostenible, garantizando la ausencia de peces pequeños, incluso permitiendo la reproducción después de su captura, y facilitando a los organismo reguladores mundiales el control sobre las cuotas de pesca.
Una actividad comercializadora a la altura del valor del producto y del prestigio alcanzado por el Thunus Thynnus en la cocina de todo el mundo, la especie de mayor tamaño que puede llegar a alcanzar los 3 metros de longitud y los 600 kilos de peso, con su dorso de color azul intenso y su vientre plateado.

El atún rojo ha sido durante siglos un alimento destacado en la dieta mediterránea gracias a las múltiples propiedades beneficiosas para la salud. En su composición destaca la presencia de ácidos grasos omega 3. Es rico en minerales como el selenio, el fósforo y el magnesio, aporta diferentes vitaminas (A, B, B3, B9, B12 y D) y constituye una excelente fuente de proteínas de alto valor biológico.
El atún rojo supera la media proteica de la mayoría de los peces y de muchas otras carnes, hecho que le convierte en un alimento óptimo para los niños y las personas que realizan actividad física.


Tataki de atún rojo
Receta de tataki de atún rojo

Ingredientes:
1 trozo de lomo de atún de unos 10 cm de largo
Azúcar moreno
5 c. s. de salsa de soja
2 c. s. de salsa teriyaki
Sésamo blanco y negro
Jengibre
Cebollino

Dejamos macerar el lomo de atún durante 24 horas en la mezcla de salsa de soja, teriyaki y jengibre fresco en rodajas. Una vez macerado, lo escurrimos y, por todo el lomo, ponemos un poco de azúcar moreno y sésamo blanco y negro.

Cocemos durante un minuto por cada lado el lomo de atún en una sartén con un poco de aceite, sólo debe quedar cocida la parte exterior; el interior, crudo. Una vez haya reposado, cortamos el lomo en láminas finas y lo acabamos con el cebollino picado y un poco de la salsa del marinado reducidas para que emulsione el aceite de oliva y la soja y de más untuosidad al plato.
Receta en la web de Balfegó


Para más información, pedidos y compra on-line consulte nuestra webwww.ernestoprieto.com Pescados y mariscos vivos