Del mercado a tu mesa

Tag - trucos

El pollo en cocina, un poco de respeto

Respeto a la carne de pollo

El pollo lo aguanto todo, o casi todo. La carne que más se consume en el mundo no siempre recibe el respeto debido en la cocina, por lo que nos proponemos revisar y corregir los errores que más comúnmente se cometen con nuestro bienamado pollo, antes y durante su preparación, aplicando el sentido común y la lógica.

  • No descongelar sobre la encimera

No siempre tenemos tiempo y las prisas son malas consejeras. Un error habitual para acelerar el proceso de descongelación del pollo es colocarlo a temperatura ambiente. Este mal hábito lo único que consigue es que lo que la superficie del pollo se descongelará enseguida y quedará expuesto a la proliferación de bacterias.

El mismo cuidado que otorgamos a otros alimentos debe ser norma con el pollo. La descongelación se debe realizar dentro de la nevera y si nos acucia la urgencia utilizaremos una bolsa de plástico con cierre zip, introducir la pieza de pollo y sumergirla en agua caliente que iremos renovando a medida que se enfría.
Truco para descongelar pollo

  • No lavar el pollo

Aunque es una costumbre muy extendida lavar el pollo no elimina las bacterias; al contrario, solo conseguiremos salpicaduras por toda la cocina que sí podrían propagarlas. La eliminación de las posibles bacterias, como ocurre con otros alimentos, se produce durante el cocinado.

El procedimiento debe ser limpiar el pollo con papel de cocina, el calor se encargará de dejarlo totalmente higiénico.

  • No cocinarlo directamente de la nevera

Si cocinamos el producto recién sacado de la nevera solo conseguiremos que el alimento nunca acabe de hacerse correctamente por dentro. Aplicar la siguiente ley: sacar la carne unos 15 minutos antes para que se atempere, de esta forma conseguiremos homogeneizar la temperatura de la pieza y el proceso de cocinado.

  • No retirar la piel y los huesos antes de cocinar

Evitar retirar piel y huesos de las piezas, pues son integrantes fundamentales para lograr un pollo más jugoso y sabroso. Todavía más si la receta se resuelve en el horno o sobre las brasas de la barbacoa.
Cómo condimentar el pollo

  • No dejar que la temperatura pase de los 75ºC en el interior

Si eres de los que utiliza sondas térmicas para tus cocinados, enhorabuena, tus intenciones al acercarte a los fogones va más allá del cocinero ocasional. Pero ya que tienes la oportunidad de controlar las cocciones exhaustivamente recuerda que es necesario que el pollo alcance en su interior los 75ºC, esta es una cuestión de seguridad alimentaria, el pollo debe comerse suficientemente hecho, pero superar esa cota tan solo conseguirá resecar la pieza de forma innecesaria.

  • No freír muchas piezas a la vez o de distinto tamaño

¿Qué buscamos al freir el pollo? Conseguir bocados crujientes por fuera, tierno por dentro y lo menos aceitoso posible. Ese es el “Premium” de este tipo de recetas. Y para lograrlo el método es utilizar aceite a una temperatura ligeramente moderada –altas temperaturas solo lograrán achicharrarlo en el exterior y que no se cocine bien en el interior- y no cargar en exceso la sartén de piezas, pues bajará la temperatura del aceite y en lugar de freir coceremos, con ello: adiós! cubierta crujiente y ¡hola! bocado aceitoso.

Como recomendación añadida, cuando vayamos a utilizar pollo troceado en cualquiera de las recetas debemos procurar que el tamaño de las piezas sean de tamaño similar, así nos aseguremos de una cocción correcta sea cual sea la preparación.
Sazonar la carne de pollo

  • Dedícale su tiempo para sazonar y adobar el pollo entero

Si te propones asar un pollo entero y quieres que disfrutar de los sabores no te conformes con salpimentarlo por encima. Mima el producto, condiméntalo a conciencia por dentro y por fuera, pues de ello dependerá el sabor de la carne.

Este alimento es tan agradecido que permite que utilices tu imaginación. A la mezcla básica de sal y pimienta se puede añadir otras especies al gusto de cada uno: comino, chile, cúrcuma, pimentón, etc… La mezcla seca de especias se puede enriquecer con salsa o concentrado de tomate, zumo de limón, lima o naranja, yogur, kefir, aceite o, incluso, agua. Obtendremos, con ello, una pasta con la que untar bien el pollo por todos sus recovecos, por dentro y por fuera.
Cocina de pollo

  • No trinchar nada más sacar del horno

Déle un tiempo para reposar. Al sacar el pollo del horno o al retirar la cazuela del fuego conviene esperar un ratín, bastará con 5 minutos, que sirvan para asentar los jugos antes de trincharlo.

Ya sabes el pollo te devuelve todo lo que le das multiplicado. Así que, cuídale.


Más información, pedidos o compra on-line en nuestra web www.hermanos-gomez.es
Pollería Hermanos Gómez

Frutas Charito: ¿cómo conservar mejor frutas y verduras?

Alargar la vida de frutas y verduras

En Frutas Charito le damos mucha importancia a la buena presencia y lozanía de nuestras frutas y verduras, como es una buena muestra nuestros bancadas en el Mercado de Chamartín, pero somos conscientes que la conservación de estos productos no es tarea fácil, y queremos evitar que al abrir su nevera aquella fruta que tan buen aspecto tenía en los mostradores aparezca triste y deslucida. Por ello hemos recogido algunos consejos que faciliten alargar la vida útil de frutas y verduras, conservando sus mejores cualidades, tanto nutricionales como visuales, lo que significa también un ahorro en la economía doméstica.

Conservar verduras
Consejos de conservación de verduras

Solemos pensar que la mejor forma de conservar las verduras es en la nevera, pero esto no siempre es así, ya que algunos alimentos como la patata, el tomate, la cebolla o el boniato, se deben guardar en lugares secos y bien ventilados.

En el caso de los ajos podemos recurrir a meterlos en la nevera unas horas antes de utilizarlos para poder pelarlos con mucha más facilidad.

En otros vegetales de hoja como las acelgas, las espinacas o las lechugas, sí es conveniente guardarlos en el frigorífico. La forma más recomendable es introducirlos en una bolsa de plástico con varios agujeros para mantener la ventilación idónea y evitar que se pudran.

Si crees que no te va a dar tiempo a comer todas las verduras que has comprado antes de que se estropeen, puedes congelarlas. Podrás hacerlo tanto cocinadas como crudas, aunque sí debes tener en cuenta que hay que lavarlas y secarlas bien antes e introducirlas en una bolsa de plástico con buena ventilación también.

Para conseguir que conserven su mismo aspecto y color, lo mejor será blanquearlas. Este proceso consiste en hervir durante unos minutos las verduras, sin llegar a cocinarlas del todo, antes de proceder a su congelación, y así conseguiremos que el frío no afecte a su color ni a sus propiedades.

Proteger la fruta
Fresquillas, fruta de verano

El lugar más adecuado para conservar frutas es en un sitio fresco y seco con buena ventilación. Hay que evitar en la medida de lo posible el frigorífico, ya que de esta manera además de “pasarse” se van “arrugando”, porque van perdiendo humedad interior, perdiendo su sabor y se pudrirán antes de tiempo. Esto sucede, sobre todo, con las naranjas y las manzanas.

Una de las técnicas para conservar frutas durante muchos días, para las que son muy delicadas, es utilizar el clásico tuper forrado con 2 ó 3 capas de papel absorbente de cocina, colocando también papel por encima antes de poner su tapa. Es recomendable comprobar cada día que el papel no está mojado, para cambiarlo inmediatamente si lo estuviera.

No guardar nunca en la nevera una fruta que no esté madura, sea la que sea. Dejarla simplemente 1 día o varios encima de una bandeja, en la cocina hasta que madure.

Algo que debemos tener en cuenta, pero que mucha gente desconoce, es que cuando mezclamos distintas clases de frutas se puede acelerar su proceso de maduración. El caso más conocido es el de las manzanas, por lo que lo mejor será colocarlas en un frutero aparte.

Si queremos aprovechar durante todo el año el sabor de una fruta de temporada, podemos optar por congelarla. A diferencia de las verduras, no es necesario blanquearlas, pero debemos congelarlas cuando aún estén muy frescas y comprobar que no tengan magulladuras.

Fruta gourmet
Frutas Charito
suministra el producto en bolsas de papel, pero si en alguna ocasión ha llegado a casa en bolsas de plástico es imprescindible sacarlas de su envoltorio, pues en el proceso de traslado pueden estar “sudadas” y por tanto mojadas.

La norma indica que lo más aconsejable es no lavar ninguna fruta antes de su conservación, y hacerlo en el momento inmediato a su consumo.

Estas son algunas recomendaciones que servirán para conservar frutas y verduras de la manera correcta para incluirlas en tu dieta diaria. Recuerda que una alimentación sana, bien balanceada y donde el mundo vegetal tenga una posición preponderante, te ayudará a conseguir una salud de hierro.

Más información, pedidos o compra on-line en nuestra web Frutas Charito
Página web de Frutas Charito

Pollería Hermanos Gómez: el huevo lo tiene todo

El huevo es una fuente importante de nutrientes para personas de todas las edades. Su inclusión en una dieta variada proporciona indudables ventajas nutricionales y sanitarias.

Por partes
En la yema se encuentra prácticamente la totalidad de la grasa (tanto saturada, como monoinsaturada y poliinsaturada, el colesterol, los ácidos grasos omega -3…), vitaminas liposolubles (A, D, E y K) y algunos minerales como el zinc, así como la colina, luteína y zeaxantina. También se encuentra una elevada proporción del contenido en vitamina B1, B6, folato, B12, ácido pantoténico, biotina, calcio, fósforo, hierro, cobre y selenio.
La clara contiene más de la mitad de la proteína y es más rica que la yema en vitamina B2, niacina, yodo, magnesio y potasio.

Teniendo en cuenta la pauta de tomar 2/3 raciones/día entre carnes, pescados y huevos, un niño, una persona de tamaño pequeño o mediano, o inactiva, el consumo puede estar en los 3-4 huevos/semana, mientras que una persona corpulenta, o físicamente activa, podría consumir hasta 7 huevos/semana.

El huevo es un alimento recomendable en todas las edades y muy adecuado en las etapas de crecimiento, circunstancias fisiológicas especiales (embarazo y lactancia) y para las personas mayores. No se debe renunciar al consumo de huevos sin causa que lo justifique, porque constituye una pérdida nutricional y gastronómica gratuita.

Un habitual: huevos fritos

La mayor o menor facilidad para digerirlo depende muchas veces de su preparación. El huevo cocido se digiere mejor que el frito, ya que no lleva grasas añadidas en su preparación.

Nutricionalmente un huevo de tamaño medio aporta tan solo 71 kcal. y una cantidad muy elevada de nutrientes. Unido a su efecto saciante, hace que sea un alimento útil en el control de peso. Por ello, ayuda a prevenir el sobrepeso y la obesidad. Así, cuando se toma en el desayuno, se tarda más en sentir hambre, lo que favorece una ingesta más controlada de alimentos a media mañana o en el almuerzo, frente a lo que ocurre cuando se hace un desayuno insuficiente o no se desayuna.

Su elevado contenido en proteínas ayuda al crecimiento muscular y a frenar la pérdida de músculo, por ejemplo, cuando se hace ejercicio intenso, se está inactivo o se sigue una dieta hipocalórica.

Huevos de Pollería Hermanos Gómez

Algunas recomendaciones
Un huevo se conserva fresco y comestible al menos durante cuatro semanas después de la fecha de puesta.
Por contra, es muy sensible a los cambios bruscos de temperatura, por ello en nuestra tienda están sin refrigeración, para mantenerlos a temperatura constante hasta llegar al hogar. Tras la compra, debemos mantenerlos en el frigorífico, evitando que puedan absorber olores o sabores de otros alimentos. Es importante sacarlos justo antes de su uso y solo aquella cantidad que se vaya a consumir.
No es aconsejable lavar los huevos para volverlos a almacenar en el frigorífico, ya que se destruiría la película natural que lo protege y evita la entrada de microorganismos patógenos. Solo se recomienda lavarlos si se hace inmediatamente antes de su utilización.
Es importante comprobar y respetar la fecha de consumo preferente. Cuando está cercana es preferible consumirlo en preparaciones en que esté bien cocinado, como por ejemplo cocido.

Más información, pedidos o compra on-line en nuestra web www.hermanos-gomez.es
Web de Pollería Hermanos Gómez