Del mercado a tu mesa

Tag - hamburguesa

Hamburguesa de cordero, la nueva tentación

Burger lamb

Para muchos las hamburguesas de cordero son algo extraño dentro del mundo de la hamburguesa. No está completamente claro como encajan en el canon de sus “hermanas”, pero a su manera son impresionantes y significan un cambio de aires y una nueva tendencia en esa fórmula universal de “comer a dos manos”.
Tienen un éxito garantizado por sus excelentes cualidades sensoriales y sus características organolépticas que le confieren un valor considerable.
Otro punto a su favor: ¿cuántas veces ha tenido que bregar con los pequeños de la casa para que comiesen carne de cordero? Pero si la presentación es en modelo hamburguesa, ¡voilá! se acabarán las plegarias y desaparecerán en un plis plas.
Sabrosas hamburguesas de cordero
Hay razones técnicas que deberían favorecer el consumo de la carne de cordero: es una excelente fuente de proteína de alta calidad y abastecedora del fundamental hierro. Una porción promedio puede proporcionar el 20 por ciento de la ingesta diaria recomendada para los hombres y el 12 por ciento para las mujeres. El hierro que se encuentra en la carne de cordero, como ocurre con otras carnes rojas, se presenta en una forma que es fácilmente absorbida por el cuerpo. La inclusión de hierro en la dieta es vital en la formación de glóbulos rojos.
También la carne de cordero proporciona el 45 por ciento del requerimiento diario de zinc, esencial para el crecimiento, la curación y un sistema inmunológico saludable. Al igual que el hierro, el zinc encontrado en la carne de cordero es más fácilmente absorbido por el cuerpo que suministrado por otras fuentes.
Hamburguesa de carne de cordero
Es una gran fuente de vitamina B, esencial para las reacciones metabólicas en el cuerpo. Puede proporcionar más del 100 por ciento de la necesidad diaria de B12 y es una buena fuente de tiamina.
También contiene oligoelementos como cobre, manganeso y selenio.
La mitad de la grasa en la carne de cordero es insaturada, lo que es bueno para usted. La mayor parte de la grasa insaturada es monoinsaturada, comúnmente encontrada en la saludable dieta mediterránea.
Aunque el cordero es lo suficientemente sabroso y no es necesario añadir nada para tener una gran experiencia de hamburguesa, tiene también la virtud de combinar a la perfección con condimentos con personalidad, para convertirse en versiones orientales o morunas de sabor portentoso. Todo está en su mano.

Hamburguesa de cordero con tzatziki
Hamburguesa de cordero al estilo griego

Ingredientes:
Hamburguesas de cordero
Diente de ajo
Panes para hamburguesa
Menta fresca
Sal y pimienta al gusto

Para el tzatziki:
Yogur griego
Pepino rallado
Diente de ajo picado finamente
1 cucharada de zumo de limón
1 cucharadita de aceite de oliva
Pizca de eneldo fresco

Para acompañar:
Rúcula
Queso feta

Frotar las hamburguesa con el ajo y la menta. Salpimentar.

Calienta una parrilla o una sartén con un poco de aceite de oliva y pon a dorar las hamburguesas.

Mientras tanto combina el yogur, el pepino rallado, el ajo, el jugo de limón, el aceite de oliva y el eneldo.

Acomoda las hamburguesas de cordero en los panes y cubre con el tzatziki.

Sirve con unas hojas de rúcula y un poco de queso feta.


Más información, reservas o pedidos telefónicos en nuestra web: Carnes Cesáreo Gómez
Carnes Cesareo Gómez

Carnes Cesáreo Gómez: hamburguesa de cordero

Hamburguesa de cordero lechal

¿Es usted un consumidor contumaz de hamburguesas? ¿Es de los que se niega a que en su bollo de pan no entre otra carne que no sea de buey, cebón, añojo o ternera? Pues nos proponemos abrirle los ojos, expandir sus horizontes, romper las fronteras de sus hábitos cárnicos. Hay otro mundo más allá del vacuno para elaborar una sabrosísima hamburguesa, existen posibilidades suculentas para ese placer único de comer con las manos. Les presentamos las hamburguesas de cordero.

Les preparamos hamburguesas de carne picada de cordero lechal o merino, sin mezclar con ningún otro ingrediente, con su punto de grasa para conseguir una pieza jugosa, pero nunca grasienta.

Una excelente alternativa a las tradicionales, con el beneficio añadido de contener más valor nutritivo y el sabor característico de la carne de cordero.


Hamburguesa de cordero con cebolla caramelizada
Hamburguer de lamb

Ingredientes:
1 tomate
Canónigos
4 panes para hamburguesa
4 Hamburguesas de cordero

Salsa de mostaza:
1 chalota
15 g de mantequilla
225g de nata.
1 c/s de brandy
25 g de mostaza en grano
1c/c de mostaza en polvo
Sal
Pimienta
Cebolla caramelizada:
1 cebolla
Aceite de oliva
50 g de azúcar
1 c/s de vinagre de Jerez

Para preparar la salsa de mostaza, picaremos la chalota y la sofreímos con la mantequilla. Cuando esté dorada, añadimos el brandy y dejamos hervir unos segundos antes de incorporar la nata. Reducimos hasta que se espese ligeramente e incorporamos la mostaza en polvo. Mezclamos bien y añadimos la mostaza en grano. Salpimentamos y dejamos hervir hasta que tenga el espesor deseado.
Cortamos la cebolla en juliana fina y pochamos con una cucharada de aceite de oliva. Cuando este bien blanda, incorporamos el azúcar y dejamos que se caramelice. Finalmente añadimos el vinagre y lo dejamos hervir durante un par de minutos más.

Cocinaremos las cuatro hamburguesas en una sartén con parrilla. Mientras tanto, cortamos el tomate en rodajas, tostamos los panes y lavamos los canónigos. Colocamos el tomate y los canónigos sobre el pan, encima la hamburguesa y añadimos la cebolla caramelizada sobre la carne. Ponemos salsa de mostaza al gusto.

Consejos:
La cebolla caramelizada la puedes encontrar ya elaborada en cualquier supermercado. Si no tienes tiempo de hacer la salsa de mostaza, puedes mezclar salsa mayonesa con salsa de mostaza, si estas son de calidad, te saldrá una salsa salsa espectacular.

De la web CanalCordero

Más información, reservas o pedidos telefónicos en nuestra web: Carnes Cesáreo Gómez
Web de Carnes Cesáreo Gómez

Carnes Cesáreo Gómez: la saga de la hamburguesa

Hamburguesa de vacuno

En un bollo suave, tostado y crujiente, lechuga fresca, tomate… y en el medio de todo, una hamburguesa de buey o ternera sazonada y jugosa. Aclamada como “la comida favorita de Estados Unidos” y, también en medio mundo, la historia de la hamburguesa está llena de mitología. Son legión lo que han afirmado ser los primeros en colocar una hamburguesa de carne picada entre dos rebanadas de pan blanco. Es lógico, ¿quién no querría ser responsable de inventar el top ten de la forma gastronómica? Pero no ha existido forma de poner nombre al autor de la hamburguesa, si así fuera y se le hubiera ocurrido registrarlo sus herederos aparecían entre los primeros puestos de la lista Forbes de las mayores fortunas planetarias.

Por el contrario si se conoce mucho acerca de cómo esta versión de sándwich cárnico hizo las “américas” conquistando el estómago y los hábitos de consumo de la mayor parte de los americanos, los del Norte sobre todo, claro, que consumen miles de millones cada año.

Las mejores hamburguesas de Madrid

Desvelemos que el primer error común es pensar que la primera hamburguesa fue creada en Hamburgo, Alemania, aunque es de reconocer que la inspiración para la hamburguesa vino de estas tierras germanas, pero el concepto de emparedarla fue inventado mucho después. A lo largo del siglo XIX Hamburgo era famosa por su carne, procedentes de vacas criadas en su entorno cercano. Carne con denominación Hamburgo era habitualmente picada sazonada y servida en un plato acompañada de cebolla en lo que se vino a denominar como Filete de Hamburgo (Hamburguer Steak) Presentación que, a través de los inmigrantes alemanes que arribaban al puerto de Nueva York, se encargaron de difundir. Mucho de estos emigrantes germanos comenzaron  a ganarse el sustento con la apertura de casas de comidas en las grande urbes como Chicago y Nueva York, ofreciendo una versión americanizada del Filete de Hamburgo, con carne de vacuno picada y combinada con ajo, cebolla, sal y pimienta para después pasarla por la plancha o freír en sartén.

El restaurante Delmonico de Nueva York, inaugurado en 1827 y el primero en ofrecer a los comensales menú a la carta en lugar de menú fijo, presentaba un filete de Hamburgo en su menú al precio de 10 centavos, el plato más caro, que doblaba en cuantía a las chuletas de cerdo, a las chuletas de ternera y a la carne asada.

En 1876, y coincidiendo con la exposición del Centenario de Filadelfia, un restaurante alemán sirvió “filetes Hamburgo” a miles de clientes. El plato alcanza un momento álgido de popularidad y por su gran demanda comienza a ser habitual también en los restaurantes no alemanes y en libros de cocina de la época, como Boston Cook Book de la señora Lincoln, publicado en 1884:

“Hamburgh Steak. – Golpee un trozo de filete redondo suficiente para romper la fibra. Fría en mantequilla dos o tres cebollas picadas finamente hasta que estén ligeramente doradas. Reparta las cebollas sobre la carne, doble los extremos de la carne para mantener las cebollas en el medio. Ase 2 ó 3 minutos.”

Receta de Salisbury Steak

Pero ¿cuándo se rompe el vínculo entre Alemania y la hamburguesa clásica de Estados Unidos, tal como la conocemos hoy en día?. La culpa la tienen dos simples trozos de pan, en el que se empareda al filete de Hamburgo, y el desarrollismo de la industria americana de mediados de 1800.

Cuando las fábricas a vapor comenzaron a operar las 24 horas del día los populares carritos de comida, que ofrecían café y pequeños artículos de comida, estaban estacionados en los exteriores de las fábricas para satisfacer a los trabajadores hambrientos, que podían pedir comida a través de una ventana y comer rápidamente antes de regresar a trabajar al interior. Los carros de comida se equiparon con parrillas y los Hamburguer Steak comenzaron a aparecer en sus menús. Solo había que resolver un problema logístico, no era fácil engullir este sabroso pedazo de carne con las manos y de pie. La colocación de la carne entre dos rebanadas de pan resolvió este problema, y ​​nació el “sándwich de hamburguesa”. Una sencilla genialidad que modificó la historia.

El cambio de siglo tan solo vino a confirmar el encumbramiento de la hamburguesa como el clásico americano.
En 1921, Billy Ingram y Walter Anderson abrieron el primer establecimiento de hamburguesas de comida rápida, White Castle, en Wichita, Kansas. Su oferta principal era una hamburguesa pequeña de 5 centavos y su forma de mejorar la imagen sanitaria de este alimento era presentar su restaurante como un palacio de limpieza, con decorados blancos y encimeras de acero inoxidable que brillaban cual espejos. La carne era picada a la vista para asegurar a sus comensales que adquirían un producto de calidad. Hamburguesa y marketing, dos conceptos íntimamente unidos a lo largo de la historia contemporánea, estrechaban vínculos.

Hamburguesa en Australia

Foto: Buildingmybento

La hamburguesa continuó creciendo en popularidad a lo largo de las décadas siguientes, y con la II Guerra Mundial los soldados americanos trajeron a Europa la hamburguesa pues eran fáciles de elaborar y ayudaban a paliar en parte la nostalgia que sentían, pero sin querer servían de correa de transmisión a la propagación mundial de un fenómeno. En la actualidad la hamburguesa es la preparación culinaria más extendida en el mundo y no hay rincón donde no se pueda encontrar. Incluso es capaz de reinventarse incluyendo modificaciones para adaptarse a los gustos de paladares culturalmente diferentes, aunque manteniendo su denominación. Valga los casos como en Japón donde se puede pedir una hamburguesa de arroz, o en India cuya dieta  vegetariana les ha llevado a crear el McAloo Tikki, elaborada con patatas y guisantes cubiertos con tomate, cebolla y condimentos picantes. Aunque para un correcto y devoto carnívoro esto no sean más que herejías culinarias.

Tal es su poder que cocineros afamados y restaurantes de prestigio rinden pleitesía a la hamburguesa, compitiendo por crear la más codiciada, y viajeros gastronómicos escriben guías de viajes en busca de la perfección en este bocado o restaurantes de menor enjundía organizan concursos para elaborar la hamburguesa más pantagruélica…, en una competición que no parece tener fin.

Uno de esos casos que eriza el vello es el del restaurante Fleur de Lys, en Las Vegas, que en el año 2005 ofrecía a sus clientes, los más pudientes, claro, la Fleur Burger 5000, una hamburguesa preparada con carne de Kobe, trufas negras cortadas en láminas, pate de foie y aderezada con una apetitosa salsa de trufas negras al nada despreciable precio de… 5.000 dólares. Tal cual.  Aunque hay que aclarar que el menú incluía una botella de Chateau Petrus del 95.

FleurBurguer 5000

Pero olvidémonos de la desbordante imaginación y la tendencia a la desmesura de los americanos y volvamos a nuestra querida hamburguesa. Ahora que ya conoce algo más de este bocado elija las hamburguesa que más le guste, la tenemos de carne de buey gallego –la del buey nipón no le llega a la suela del zapato-, de ternera rosada o de ternera gallega. Todas elaboradas cada día para mantener la mayor frescura y las mejores cualidades de la carne, y no le añadimos nada más. En USA rabían de envidia cada vez que prueban una de nuestra maravillosas y suculentas hamburguesas…, por algo será.

Más información, reservas o pedidos telefónicos en nuestra web: www.carnescesareogomez.es

Web de Carnes Cesáreo Gómez

Web de Carnes Cesáreo Gómez

 

Receta de Salisbury Steak

Receta de Salisbury Steak

El Salisbury Steak es lo que se podía denominar como protohamburguesa, un paso intermedio antes de la clásica hamburguesa tal y como ahora la conocemos.

Ingredientes:

para la salsa de cebolla:
2 cebollas rojas grandes, en rodajas finas
2 cucharadas de mantequilla sin sal
2 cucharadas de harina para todo uso
3 tazas de caldo bajo en sodio (carne de res)
1/2 taza de vino tinto seco (opcional)
1 cucharada de pasta de tomate
1 cucharadita de vinagre de sidra
sal y pimienta

para los pastelillos de carne:
1 libra (450gr) de carne picada sin grasa
1/2 taza de arroz blanco cocido
1 yema de huevo
1 cucharadita de sal
1/4 cucharadita de pimienta
1 diente de ajo picado
1 cucharadita de salsa inglesa (salsa Perrins)
3 cucharadas de perejil picado
1/2 cucharadita de tomillo seco
1 cucharada de aceite de oliva

  • Para hacer la salsa:

Calentar la mantequilla en una sartén grande. Agregue la cebolla y cocine a fuego medio-alto, hasta que la cebolla comience a dorarse, removiendo de vez en cuando. Cuando las cebollas se suavicen ligeramente y tomen un color dorado, añadir el caldo 1/4 taza.

Reducir el fuego, tapar y continuar la cocción, añadir más caldo según sea necesario para evitar que los trocitos de cebolla caramelizada se quemen.

Debe estar por lo menos de 25 a 30 minutos para caramelizar las cebollas correctamente.

Agregue la harina y cocine durante 2 minutos.

Añadir el vino y reducir a la mitad.Añada el caldo de carne restante y la pasta de tomate.

Añada el vinagre de sidra. Cocine a fuego lento durante 10 minutos. Añadir sal y pimienta al gusto. Reduzca el fuego a bajo y mantenga caliente.

  • Para hacer los pastelillos de carne (Salisbury Steak):

Mezclar la carne picada, arroz, yema de huevo, la sal, la pimienta, el ajo, la salsa perrins, el perejil y el tomillo en un tazón. Forma 4 hamburguesas ovaladas.

Calentar el aceite de oliva en una sartén grande antiadherente a fuego medio-alto.

Freír las empanadas unos 3 minutos por cada lado, o hasta que se forme una costra marrón. Vierta la salsa sobre las hamburguesas y cocine a fuego lento durante 10 minutos.

Sirva caliente con puré de patatas o fideos.

Receta cortesía de Revista Cocina

La barbacoa perfecta

Hay dos cosas que debe seleccionar con esmero antes de hacer una barbacoa: la carne y los amigos. En los amigos…, no nos metemos, usted es muy dueño de invitar a quien desee. Pero en las carnes si sabemos ayudarle, pues podemos sugerirle los mejores productos para hacer de esta divertida experiencia gastronómica una comida inmejorable. Consúltenos y no le defraudaremos.

Los mejores chuletones de buey gallego especial para barbacoas

Chuletones de buey gallego para barbacoa

Nos vamos a permitir insinuarle una serie de recomendaciones técnicas sobre la mejor manera de realizar una barbacoa perfecta. Cuando nos referimos a técnicas, no pretendemos asesorarle sobre la construcción de una parrilla exterior, tan solo nos referimos a los consejos mínimos que debe seguir para preservar las mejores cualidades de la carne y chorizos ante el fuego.

Encender la barbacoa 1 hora antes de empezar a cocinar, pues el fin es que sean las brasas y no las llamas las que cocinen. Este tiempo es el mismo que los productos deben estar a temperatura ambiente, fuera del frigorífico.

El cerdo ibérico de Carnes Cesáreo Gómez para su barbacoa

El mejor casting del cerdo ibérico para una completa barbacoa

Cocinar primero las carnes que se hagan antes y suelten más grasa. El tiempo estimado en el fuego para las carnes rojas es de 20 minutos aproximadamente.

Utilice tenazas o pinzas para dar la vuelta a los alimentos. Si hace uso del tenedor conseguirá pinchar las piezas y perderán sus jugos, esenciales para un acabado ideal. Esto mismo debe aplicarse a morcillas y chorizos.

El corte más grueso, en especial si se atreve con un chuletón, debe colocarse en el lugar más alejado de las brasas, así no se quemará por fuera y quedará crudo por dentro.

Los cortes argentinos de Carnes Cesáreo Gómez

Clásico cortes argentinos para barbacoa

Norma de obligado cumplimiento: es necesario que las piezas se hagan despacio. Es una forma de cocinar donde parte del disfrute está en el proceso; no tenga prisa, converse, cuente chistes, tómese una o varias cervezas, o alguna copilla de vino, y deje que el espíritu del fuego cumpla su trabajo a su ritmo.

Ante todo, no eche sal hasta el minuto final.

Con las costillas hay un truco para que su resultado tenga la misma terneza que en los mejores restaurantes especializados. Se trata de hervirlas durante una hora, secarlas perfectamente con papel de cocina o un paño de algodón, untarlas con salsa barbacoa y ponerlas en la parrilla. Al darlas la vuelta repetir con la salsa, si es su gusto. El resultado es de nota.
Si tiene más tiempo y es más sibarita, proceda a cocinarlas previamente a baja temperatura, untarlas con la salsa que se le antoje (muy recomendable es una mezcla de salsa de soja y miel) y situelas sobre la parrilla. Lo de chuparse los dedos no es un eufemismo, será una realidad.

En cuanto a la elección de la carne… apunte:

Chuletón de buey gallego. Sin duda es el rey, y de estos monarcas sabemos un rato.

Salchichas y chistorra caseras para barbacoa 2

Salchichas y chistorras para barbacoa

Cerdo: en cada una de sus piezas no deben faltar. Ya sean chuletas, solomillo, secreto o presa, panceta…

Cordero: finísimas y siempre delicadas chuletas de cordero merino.

Cortes argentinos: somos especialistas, ya sea tira, entraña, bife, vacío…

Especialidades cárnicas, elaboradas por nosotros con materias primas de máxima calidad y la mayor frescura (hamburguesas, salchichas caseras, butifarras, chistorras, morcillas, chorizos criollos, brochetas de carne adobada…)

Hay más, pero nos lo guardamos para contárselo en persona.

Aunque nos pierde nuestro espíritu carnívoro vamos hacer una concesión. Aproveche los primeros momentos de la preparación para añadir al menú alguna verdura, ¡sin excesos, ojo!, ya sean puerros, patatas, espárragos… Con esto nuestra conciencia estará a salvo.

Acompañe el evento con una buena dósis de humor, pues la barbacoa es el acto social-gastronómico más divertido. A su salud.

 

Más información, reservas o pedidos telefónicos en nuestra web: http://www.carnescesareogomez.es/

Web de Carnes Cesáreo Gómez

Hambuguesas de vacuno 100%

 

Hamburguesas de carne de vacuno 100%

Hambuguesas de vacuno 100%

En Carnes Cesáreo Gómez nos sentimos orgullosos de ofrecer hamburguesas elaboradas 100% de carne, y solo carne. Sin añadir nada más que una pizca de pimienta y una pizca de nuez moscada. Realizadas cada día a la vista del público. Tan sencillo y tan sano.

 

 

 

Nuestro compromiso con la calidad de los productos que ofrecemos nos exige mantener un control exhaustivo: desde la elección de los animales entre los mejores productores de vacuno de toda España, hasta la elaboración final y puesta en venta.

Las hamburguesas de Carnes Cesáreo Gómez están hechas con carnes de primera calidad, de las mismas piezas que los clientes pueden ver en nuestros escaparates.

Hamburguesas de buey gallego certificadas

Hamburguesas Gourmet de buey gallego certificadas

 

De entre la selección de hamburguesas que ofrecemos, y que nuestro equipo realiza a la vista del público, nos sentimos especialmente satisfechos con la Hamburguesa Gourmet, elaborada con carne de buey gallego debidamente certificada, SIN UTILIZAR NINGÚN ADITIVO (ni colorantes, ni potenciadores de sabor, ni saborizantes, ni conservantes…). Como resultado final: un producto de primerísima calidad, de sabor inigualable.

 

Esta misma forma de trabajar, avalada con años de experiencia en el sector cárnico, la aplicamos escrupulosamente al resto de nuestras especialidades.
Nuestros clientes han depositado la confianza de su alimentación en Carnes Cesáreo Gómez y esto no podemos quebrantarlo.

 

Carré de cordero relleno de foie y hongos de Carnes Cesáreo Gómez

Carré de cordero relleno de foie y hongos

* Traemos hoy otra producción cárnica dedicada a paladares sibaritas: se trata del Carré de Cordero relleno de foie y hongos. Una excelente pieza de cordero deshuesada y con un relleno especial de foie de oca y boletus edulis, una delicatessen ya preparada para introducir en el horno y deleitarnos con los delicados sabores que aportan todos los ingredientes de la máxima calidad.

 

* Aprovéchese de la oferta en Pierna de Cordero Lechal, a tan solo 12 €/Kg. Piezas de corderos con el marchamo y el aval de la Indicación Geográfica Protegida de Castilla y León, sabrosos, delicados y a un precio ideal.

Piernas de cordero lechal

Oferta de piernas de cordero lechal

 

 

* En la sección de carne de porcino, podrá seguir disfrutando de la temporada del Cerdo Ibérico de Bellota, con ejemplares criados en el marco natural de las dehesas y alimentados con bellota. Su carne no tiene comparación, es un majar gastronómico.

 

RINCÓN DE LAS CARNES ROJAS

Chuletón de auténtico buey gallego

Chuletón de auténtico buey gallego

 

 

Estamos dispuestos a seguir llevando la contraria a todos los agoreros que afirman que “la carne de auténtico buey gallego no existe”. Se equivocan, existe y nosotros la tenemos.

En nuestro Rincón de las Carnes Rojas ocupan un lugar especial piezas de buey gallego, de la mejor explotación ganadera de Galicia, cuyos animales han sido alimentados de forma natural, y que han recibido en nuestras propias cámaras frigoríficas el tratamiento óptimo y la curación de más de 30 días hasta alcanzar el punto de maduración que los convierte en la carne más excepcional que usted pueda encontrar. Elija el corte que desee y dispóngase a disfrutar del placer único de una carne única.

 

 

 

Más información, reservas o pedidos telefónicos en nuestra web: http://www.carnescesareogomez.es/

Web de Carnes Cesáreo Gómez

Web de Carnes Cesáreo Gómez

La hamburguesa de buey certificada

Hamburguesa de buey gallego

La hamburguesa perfecta

 Cualquier carnicero con oficio es capaz de preparar una hamburguesa, pero poder ofrecer la hamburguesa perfecta es harina de otro costal. Nos sentimos orgullosos de mostrar nuestra hamburguesa de carne de auténtico buey gallego con todas las garantías.

Garantizamos que las hamburguesas están preparadas con carne de buey gallego con todas las certificaciones, la misma que se exhibe en nuestros mostradores, carne de buey gallego de primera calidad, con el mismo grado de infiltración de grasa que hace a esta carne única y le otorga unas propiedades organolépticas inigualables.

Garantizamos que nuestras hamburguesas se preparan cada día, sin añadir ningún conservante.

Por ello es fundamental que el tiempo entre el proceso de compra y su degustación sea el más corto posible – salvo que se utilice la congelación, que permitirá un almacenamiento más prolongado -.

Garantizamos que nuestras hamburguesas no contienen ningún saborizante, ningún aditivo. Tan solo se añade una pizca de nuez moscada, o no si el cliente así nos lo indica. Sin añadir sal para evitar que en su preparación se pierdan los delicados jugos.

Estas mismas garantías de calidad son aplicables a todas las variedades de hamburguesas que comercializamos, ya sean de ternera, de añojo, de cerdo ibérico, de cordero… Nuestra labor se reduce a picar y dar su clásica forma redondeada, en dos tamaños, para que usted las prepare en el punto que su paladar decida. El protagonismo de nuestras hamburguesas está en la propia carne.

Hamburguesas de auténtico buey gallego

Pablo con hamburguesas de buey gallego recién elaboradas

Ya que les ofrecemos la hamburguesa perfecta, nos permitiremos la licencia de proponerles unos breves consejos para que esta joya cárnica no pierda todas sus virtudes por un incorrecto manipulado:

– Recordar que es importante que la carne esté a temperatura ambiente. Por lo que es fundamental situarla fuera del frigorífico al menos 1 hora antes del cocinado, de lo contrario correremos el riesgode que elinterior no alcance el punto ideal.
– Colocarla sobre una plancha previamente bien calentada, pintando la hamburguesa con una gota de aceite por ambas caras.
– El tiempo de permanencia al fuego dependerá del gusto del consumidor (poco hecha, al punto o muy hecha) aunque para que una hamburguesa se convierta en un estallido de los sabores que contiene la carne no cocinarla en demasía. Bastará 4 minutos por cada cara.
– La sal se la añadiremos una vez cocinada.

Ya la tenemos preparada, arropada entre dos panecillos con sus semillas de sésamo. Tan solo arremánguese las mangas y péguele el primer bocado…, Hummmmmm.

Hace unos días Pilar, una clienta habitual, nos comentaba una singular receta de FILETES ESCABECHADOS  realizada con filetes de babilla. Nuestro agradecimiento por una receta que no tardaremos en poner en práctica:

Ingredientes:
6 filetes finos de centro de babilla

100 gr de aceite de oliva
100 gr de vinagre de sidra
100 gr de vino blanco rancio
Dos a tres hojas de laurel
orégano, tomillo , una zanahoria cortada en redondeles
Una cebolla tierna en gajos gordos
2 dientes de ajo machacado y con piel
Granos de pimienta
Tres racimos de coliflor troceados
Medio calabacín con piel
Champiñones laminados

Se limpian las verduras y se cortan en trozos gordos.
Se pone en una sartén el aceite y se rehogan ligeramente las verduras cortadas en trozos gruesos. Cuando tomen un leve color se añaden las hierbas, el laurel y los granos de pimienta. Se añade el vinagre y el vino y se sala al gusto.
Los filetes se fríen ligeramente en otra sartén y se van introduciendo en el escabeche.
Se dejan unos 5 minutos.
Se pueden tomar tibios o fríos y se conservan varios días.

Más información, reservas o pedidos telefónicos en nuestra web: http://www.carnescesareogomez.es/