Del mercado a tu mesa

Category - Verduras

Frutas Charito: adiós astenia primaveral

Frutas y verduras para la astencia primaveral

¿Podemos combatir la astenia primaveral de forma natural? Rotundamente sí. La elección de una buena alimentación nos puede ayudar a remontar ese “bajón” que, con más o menos síntomas, nos afecta a todos.

No a todo el mundo le sienta igual la llegada de la primavera. Alergias aparte, con ella tiene lugar un acontecimiento que influye de manera determinante en el organismo: el cambio de hora. Después de llevar varios meses siguiendo unos horarios y unos hábitos concretos, llega el momento de cambiar las manillas del reloj y disfrutar de más horas de sol. Un hecho que, aún siendo positivo, alberga un gran inconveniente, y es que nuestro reloj interno, nuestro ritmo circadiano, puede notar esta variación horaria, manifestando el malestar a través de diversos síntomas (somnolencia, cansancio, cambios de humor…) que pueden durar hasta un par de semanas.

Fresa para la astenia primaveral

Sin embargo, hay formas naturales de combatir la astenia primaveral, y una de ellas es mediante la alimentación. En Frutas Charito te proporcionamos productos que, sin recurrir a suplementos nutricionales ni a la farmacopea, puedan suministrar la energía y los aminoácidos implicados en el estado de ánimo que nos haga remontar de forma natural, y nos conceda vivir con normalidad ese periodo de transición.

Aquí van algunas sugerencias:

Fresas: ricas en vitamina C, ácido fólico y antioxidantes. Además de ser baja en calorías, lo que favorecerá mantener la línea, evita la retención de líquidos.

Aguacate: aún con el “pero” de ser un alimento con un importante aporte calórico, es, por el contrario, uno de los más nutritivos y fundamental en una dieta equilibrada. Aporta grasas consideras “buenas” que favorecen el combate permanente con el colesterol, al mismo tiempo que es una fuente de vitaminas y fibra.
Fruta para la astenia primaveral

Albaricoque: tan delicioso como beneficioso por sus propiedades antioxidantes y su cantidad de vitaminas (A, B, C y K) y minerales. Recomendable por reforzar el sistema inmunológico, uno de los frentes más delicados con los cambios de temperatura tan habituales en el cambio estacional.

Limones: un líder entre los productos con contenido de vitamina C, lo que colaborará en prevenir trastornos de hígado, en eliminar líquidos, en regular la circulación y en protegernos de problemas digestivos.
Platános suministro energético

Plátanos: los nunca suficientemente valorados. Fruta energética donde la haya, es también abastecedor de triptófano, el aminóacido más de moda como antidepresivo natural.

Setas y hongos: ricas guarniciones que son depurativas, sabrosas y nutritivas.

Verdura de hoja verde: no pueden faltar en cada comida para recuperar vitalidad gracias al ácido fólico, con lo evitaremos debilidad, fatiga e irritabilidad.

Cereales integrales: con sus hidratos de carbono de lenta absorción nos alimentarán de la energía necesaria para combatir la sensación de cansancio.

Estos son solo algunos de los alimentos que te permitirán “surfear” sobre la astenia primaveral, combínalos con algo de ejercicio, una dieta equilibrada y disfruta de la vida al aire libre y tu cuerpo se adaptará inmediatamente a la nueva estación con más ánimo y mucho mejor humor.


Green smoothie

Por su contenido en verduras, este smothie es ideal para ser tomado por la mañana justo antes o durante el desayuno, o bien por la tarde, unas dos horas antes de cenar.
Batido energizante de verdura

Ingredientes:
4 hojas de lechuga
4 hojas de espinacas frescas
1 tallo de apio
½ pepino

Lavar y trocear todos los ingredientes. Poner en la batidora con dos cubitos de hielo y batir durante dos minutos.
Este batido es excelente una fuente de clorofila (potente antioxidante para combatir los radicales libres), vitaminas entre las que cabe destacar el ácido fólico, (o vitamina B9) que ayuda a construir nuevas células. El apio y el pepino son excelentes depurativos para el organismo (diuréticos) que se encargarán de eliminar las toxinas del organismo, a la vez que nos aportarán una excelente fuente de vitaminas, minerales y fibra (para evitar el estreñimiento).


Más información, pedidos o compra on-line en nuestra web Frutas Charito
Frutas Charito

Frutas Charito: apúntate al kimchi

Kimchi coreano

Quizás su nombre no te diga nada, pero el kimchi se ha convertido en un plato de culto en medio mundo, entrando en ese distinguido club de los superalimentos. Te vamos a contar algunas peculiaridades y si decides sumarte a esta tendencia planetaria, en Frutas Charito vas a encontrar todos los ingredientes para arrancar en un viaje iniciático.

Antes de que convirtiera en la comida favorita de la modernidad occidental, el kimchi fue declarado Patrimonio Cultural Intangible de la Humanidad por la UNESCO, como ya lo era la dieta mediterránea o el café turco o el pan lavash armenio o la “comida gastronómica” de Francia, donde se evalúa no solo el sabor, se pone en valor mucho más que el plato en si mismo, por muy bueno que sepa al paladar, se premia el proceso, “la práctica y el arte” de prepararlo, que es lo que el órgano cultural de las Naciones Unidas considera que se debe preservar para la posteridad.
Productos del kimchi

Las familias coreanas preparan kimchi como un ritual. Es el acto social más popular y no falta en ninguna mesa. En cada comida coreana se sirve un bol con arroz hervido y kimchi. Está tan arraigado a sus vidas que, hasta en momentos donde la comida no es protagonista, aparece por arte de magia. Por ejemplo, cuando posan para una foto no dicen “cheese” como los anglosajones o “patata” como los españoles. Con una sonrisa de oreja a oreja gritan juntos: “¡kimchi!”.

El kimchi se prepara con la col china como ingrediente principal. Es crujiente y picante como el chucrut. Estimula el paladar con sabores nuevos y mezcla con sabiduría tres superalimentos: el ajo, el jengibre y las cebollas verdes. Esta triada de verduras está en la mayoría de platos de las familias coreanas, pero es en el kimchi donde adoptan su mejor versión.

Se le puede añadir calabaza, pepino, mango verde –el de daikon y mango verde con soja es uno de mis kimchis caseros favoritos– manzana, cualquier hoja verde con un cierto nervio como berza, kale, pak choy o las pencas de la acelga.

Es el contrapunto ideal al resto de sabores de los platos elevando a su máxima expresión cualquier alimento rico en almidón. Arroces, fideos, tortillas, panes y especialmente platos con carne mejoran porque el kimchi limpia la grasa en el paladar.
Kimchi coreano

El kimchi es un alimento vivo, como el queso o el vino. Cuanto más viejo se hace, más matices adquiere. Esta es la gran propiedad de los alimentos probióticos con microorganismos vivos que permanecen activos en el intestino y ejercen importantes efectos fisiológicos. En consecuencia, se considera que es un alimento probiótico vegetal que contribuye a la salud de una manera similar al yogur como alimento probiótico lácteo.

Más allá de la moda, según la Organización Mundial para la Salud es uno de los cinco alimentos más sanos, junto con el aceite de oliva, y la comunidad científica se ha desbordado en cuanto a los beneficios del kimchi, así un intenso estudio publicado en Journal of Medicinal Food asegura que es: anticancerígeno, combate la obesidad, reduce el colesterol, aporta vitaminas A, B y C, suaviza las digestiones, propiedades antioxidantes y antienvejecimiento, mejora la salud del cerebro, fortalece el sistema inmunológico y la salud de la piel. Casi nada.

Existen más de 160 variedades que los coreanos consumen con fervor. Es barato y fácil de preparar. Tan solo requiere paciencia con el proceso de fermentación. Te presentamos una de las miles de recetas que existen… 

Receta de Paechu Kimchi
Receta de kimchi coreano

Ingredientes:
Una col china de tamaño mediano
250 gr. De sal
2 cucharadas de harina normal (lo ideal es usar harina de arroz, pero la de trigo sirve)
35 gr. De salsa de pescado
250 gr de guindilla coreana en polvo, se denomina kochu karo
2 cebollinos chinos picados en piezas de unos 3 cm
4 dientes de ajo bien picados
4 nueces bien picadas
1 cucharada de jugo de jengibre
125 gr de azúcar
1 cucharada de jugo de limón o lima

Corta longitudinalmente la col en 4 cuartos. Retira las hojas exteriores que estén feas o que estén duras o muy blancas. Lávalo y, sin escurrir, añade 200 gr de sal por encima. Disuelve el resto de sal en un 125 gr de agua bien caliente y échala por encima de la col:

Deja reposar durante 3 horas dando vueltas cada hora para que la sal se distribuya uniformemente; a media que la col pierda agua, esta se irá cubriendo con el agua salada.

Lava varias veces bajo agua y deja escurriendo sobre un colador.

Para hacer la salsa: disuelve sobre el fuego la harina en 250 gr de agua y cuece removiendo constantemente hasta que se forme una pasta, un par de minutos, deja enfriar y añade el resto de ingredientes y mezcla.

Abre la col y rellénala con la mezcla (mejor usa guantes) echando la pasta entre las hojas de la col. Presiona bien y deja en un bol. Añade un poco de agua a la mezcla de la pasta hasta disolverla y vierte sobre la col. Cierra en bol, cubre con una bolsa de plástico bien cerrada y deja fermentar 3 ó 4 días fuera de la nevera y pasa a la nevera para retrasar el proceso de fermentación. Debería saber picante, dulce y salado, prueba y corrige si fuera necesario. Puedes tomarlo a partir del 4º día y hasta un mes después, pero se irá poniendo cada vez más ácida.

Cuando quieras tomarlo, saca una pieza, corta unas hojas y sirve en un plato las piezas cortadas del tamaño de un bocado.
Receta de Umami


Más información, pedidos o compra on-line en nuestra web Frutas Charito
Frutas Charito

Frutas Charito: verduras vestidas de gala

Verduras en la comida navideña

En el recetario popular navideño, las verduras de temporada han tenido siempre gran relevancia. La coliflor con bacalao cocido, en Galicia; la lombarda y la ensalada de escarola y granada, en Madrid; el cardo, bien con bechamel, en Aragón, bien con almendras en La Rioja; la berza con aceite y ajos, en el País Vasco… , platos muy en consonancia con nuestra dieta mediterránea, y por consiguiente sanas.

Queremos animaros a recuperar esas tradiciones que ponen en la mesa de las fiestas los vegetales, como ingredientes “de peso”, aunque solo sea para que superadas las celebraciones no queramos encontrarnos con desagradables sorpresas en la báscula.


Receta de cardo con almendras
Cardos con almendras

Ingredientes (4 personas):
1 kg de cardo
200 gr de  almendras
4 dientes de ajo
¼ de limón
Agua
Aceite de oliva virgen extra
Sal

Pon 1,5 L de agua a hervir en la olla rápida. Pela los tallos del cardo, retirando los hilos.

Córtalos en trozos de 4 centímetros y añádelos al agua hirviendo junto con el limón y una pizca de sal.  Cierra la olla y deja cocer a presión durante 5 minutos. Escúrrelos y resérvalos.

Pica las almendras (reserva unas pocas) y los dientes de ajo. Coloca todo en el mortero y maja bien hasta conseguir una pasta homogénea.

Pica los otros 2 dientes de ajo en láminas, ponlos a dorar en una cazuela (amplia y baja) con un poco de aceite. Añade las almendras reservadas anteriormente y fríelas brevemente.

Agrega un poco del caldo resultante de cocer los cardos y el majado de almendras. Incorpora el cardo escurrido y deja que cueza todo junto durante 5 minutos a fuego medio y servir.
Receta de 5aldía


Alcachofas con gambas y cigalitas
Alcaucines con almejas y cigalas

Ingredientes (2-3 personas):
6 alcachofas
250 grs. de almejas
250 grs. de cigalitas
2 dientes de ajo
Harina
Vino blanco
Limón 
Sal
1/2 pastilla caldo de pescado
Aceite de oliva virgen extra
Perejil fresco picado

Lo primero que haremos será preparar las almejas, sumergiéndolas en agua con sal  para depurar.

A continuación limpiamos y cocemos las alcachofas de la siguiente manera. Corta los tallos y quita las hojas exteriores, hasta que veas que el color amarillo llega hasta más o menos la mitad. Corta por ahí, y parte en cuartos.

Con el cuchillo, quita los “pelillos” del interior, y a medida que vas limpiándolas, introduce en una olla con agua, sal, zumo de limón y un par de cucharadas de harina disueltas; esto se llama blanquear, y es para que las alcachofas no se ennegrezcan. Hierve hasta que estén blanditas, unos 25 mts., y deja en ese liquido hasta el momento de utilizar.

En una tartera u olla amplia con el fondo cubierto de aceite, sofríe los dientes de ajos picados, y cuando empiecen a dorar añade una cucharada de harina. Deja que se cocine un poco.
Incorpora el vino, deja que evapore el alcohol, e introduce las alcachofas, que iremos sacando con una espumadera del agua donde estaban reservadas, y sin preocuparnos de que vayan demasiado escurridas.

Añadimos agua hasta casi cubrir las alcachofas, la 1/2 pastilla de caldo, e introducimos las almejas y las cigalas.

Tapamos, y dejamos cocer unos minutos hasta que las almejas se abran. Espolvoreamos por último con el perejil picado una vez retirado del fuego.
Receta de Valkicocina


Un festival vegetal perfecto para acompañar aves, carnes o pescados.

Receta de verduras asadas navideñas
Verduras asadas para guarnición

Ingredientes (8 personas):
12 zanahorias de manojo
2 mandarinas
2 ramas de romero fresco
3 bulbos de hinojo
1 rama de tomillo fresco
1 limón
6 chirivías bien frescas
12 hojas de salvia
Vinagre de vino blanco
6 remolachas bien frescas
Un buen chorro de vinagre balsámico
1 cucharadita de orégano
1 kg de patatas de platillo
12 dientes de ajo
2 cucharadas de perejil fresco
Sal
Pimienta

Encender el horno a 200 grados centígrados. Preparar una bandeja de horno grande para ir poniendo las verduras unas al lado de otras a medida que las vayamos preparando, mezclándolas un poco con las manos para que se impregnen bien de líquidos y hierbas.

Lavar bien las zanahorias con un cepillo, cortarlas a lo largo y mezclar con el zumo de las mandarinas y la mitad del romero. Dejar también encima las mitades de mandarina vacías.

Lavar y cortar a lo largo en 6 los bulbos de hinojo. Mezclarlos bien con las hojas de tomillo y el zumo de limón, dejando las mitades vacías por encima.

Lavar bien las chirivías y cuartearlas a lo largo. Mezclarlas con las hojas de salvia y un buen chorro de vinagre de vino blanco.

Lavar bien las remolachas y, si la piel es gruesa, pelarlas. Cortar las remolachas a octavos si son pequeñas o en bastoncillos si son muy tochas. Mezclarlas bien con un buen chorro de vinagre balsámico y orégano (es el momento de lavarse las manos a conciencia).

Limpiar bien las patatas con un cepillo y cortarlas por la mitad. Mezclar bien con el resto de las hojas de romero y los dientes de ajo.

Poner un chorro generoso de aceite por encima de todas las verduras, y hornear durante una hora o hasta que se vean crujientes. Emplatar y servir inmediatamente.
Receta de El Comidista


Más información, pedidos o compra on-line en nuestra web Frutas Charito
Frutas Charito

Frutas Charito: crucíferas, vegetales sanos

Verduras de invierno

La fama, la buena y la mala, suele ser efímera y no siempre responde a criterios sólidos. El ejemplo que nos ocupa responde perfectamente a este hecho. Las crucíferas, soberanas entre las verduras de otoño e invierno, han tenido durante años una inmerecida mala reputación, sea debida al fuerte olor que algunos de ellos desprenden al cocinarlos o al considerarlas de menor nivel o verlas como un ingrediente de la cocina más rural. Y en esta necesidad de un “asesor de imagen” apareció la Organización Mundial de la Salud para recuperar el “honor” y la reputación: propiedades antioxidantes, prevención de algunas formas de cáncer, capacidad para combatir el colesterol, potente acción antibacteriana, beneficios para la piel y las articulaciones, aporte de ácido fólico, vitamina C, betacaroteno, importante suministro de fibra, colaboración en los regímenes de adelgazamiento por su efecto saciante…,  las sitúa en el escalafón alto de lo que se considera una dieta sana.

Es por ello momento para reivindicar la presencia de pak choi, coliflor, romanesco, repollo, lombarda, col de bruselas, colinabo o colirrábano, brócoli, col rizada (kale), berza, nabo, grelos, col china, etc… en la mesa.
Verduras de invierno

En general estas verduras y hortalizas son muy fáciles de preparar, incluso algunas de ellas se pueden comer crudas, pues textura y sabor son muy agradables. Unas necesitan de una cocción suave para obtener el mejor sabor y a otras se las deben aplicar una cocción fuerte.

En cuanto al molesto olor que desprenden al hervirlas hay remedios que palian o lo eliminan. Bastará con echar en el agua de cocción un chorrito de leche, o unos trozos de apio o un poco de vinagre y evitaremos que los vecinos conozcan a distancia qué van a comer hoy.

Las verduras crucíferas tienen tamaños y texturas distintas entre si, por lo que deberemos tener en cuenta estas diferencias a la hora de cocinarlas. Por ello vamos a intentar diferenciar algunos usos y costumbres con los que podemos dar un mejor uso al regalo invernal que nos ofrece la naturaleza:

Las crucíferas verdes, como el brócoli, las coles de Bruselas, la col rizada o kale, los grelos, el romanesco y otras quedan especialmente bien a la plancha, salteadas o al horno. De esta forma no solo no desprenden olores desagradables, también mejoran mucho su sabor y su textura, quedando más enteras, sin deshacerse.
Vegetales de invierno

La col rizada al horno, además, se puede convertir en chips para picar. Las hojas se desecan y se tuestan y quedan como un snack crujiente.

Las coles de Bruselas se pueden tomar como cualquier otra verdura: salteadas, al horno o a la plancha. También se pueden separar sus hojas y dorarlas a la sartén para tener un snack diferente.

El colinabo o colirrábano se puede comer crudo. Recuerda bastante a la manzana en textura, y tiene un sabor muy parecido al del tronco de la lechuga. Basta con pelarlo y cortarlo como queramos para tomar tal cual o añadir a ensaladas.
Pak choi

La col china, pak choi, repollo y grelos son un poco más delicados. Si las añadimos al principio de la preparación de un plato es muy posible que para el final estén demasiado blandas. Requieren muy poco tiempo de cocción, y más si las cortamos en tiritas finas.
Para hacer rollitos de primavera y similares no es necesario darles una cocción previa, se harán con el vapor que se forma dentro del propio rollito.
También las podemos comer crudas en ensaladas, igual que la lombarda, y dar un toque de color y textura crujiente muy original sin tener que recurrir siempre a la lechuga.

La coliflor y el romanesco comparten una textura muy compacta que las hace ideales para cualquier preparación. Incluso podemos rallarlos crudos y utilizarlos igual que el cuscús (y no es necesaria su cocción). Ambas hortalizas cortadas en trozos medianos y hechas a la plancha con especias son una base excelente para cualquier plato o acompañamiento y se hacen muy rápido.

A la hora de hacer cremas de verduras nabo, coliflor, romanesco y colinabo nos aportarán cremosidad. Para evitar que huelan mal cocírnalos aparte, al vapor, hasta que estén tiernos, y añádelos al resto de ingredientes ya hechos antes de pasarlo por la batidora.


Receta de pastel de coliflor con queso
Pastel de coliflor y queso

Ingredientes:
1 coliflor mediana
100 gr. de mantequilla
1 cucharada de harina
3 huevos
200 gr. de queso Emmental rallado
Sal y pimienta negra.

Quitamos las hojas verdes a la coliflor, la lavamos en agua fría y retiramos el tallo central, ahuecándolo por debajo con un cuchillo.
En una olla ponemos agua con sal. Cuando el agua comience a hervir añadimos la coliflor entera, que deberá cocer con la olla destapada de 30 a 45 minutos.
Consejo: Si quieres evitar el fuerte olor que despide la coliflor durante su cocción, añade un poco de miga con leche a la olla.
Una vez tengamos la coliflor cocida, machácala hasta conseguir un puré espeso.
Funde la mantequilla en una cazuela con un poco de aceite de oliva. Añade la cucharada de harina y rehógala con la mantequilla hasta que desaparezcan todos los grumos.
Incorpora el puré de coliflor a la cazuela y rehoga el conjunto durante un par de minutos.
Pasa el puré de coliflor a un bol, salpimenta y, una vez se haya templado, añádele los huevos batidos y el queso rallado. Mezcla bien e introduce el resultado en un molde redondo.
Cocinamos en el horno, precalentado a 180ºC, hasta que la superficie quede bien dorada.

Receta de ABCdeSevilla


Más información, pedidos o compra on-line en nuestra web Frutas Charito
Frutas Charito

Frutas Charito: calabaza

Calabaza, alimento perfecto

Busque un alimento adecuado para un menú completo, de aperitivo hasta el postre, saludable y delicioso, y que se presta a múltiples usos, y no sólo en la cocina -y si no lo crees prepárate para Halloween-. Pues aquí está: la calabaza.

Comencemos por las cualidades nutricionales de la calabaza. Contiene carotenoides, mucílagos y sustancias de pectina. Con su aportación de 18 kilocalorías por cada 100 gramos de pulpa, la calabaza es un alimento bajo en calorías. Es muy rica en agua, fibra, minerales y vitaminas (del grupo B, vitamina C, vitamina E y vitamina A), que la hacen ideal para las personas con problemas de peso.  Además de ser un buen aliado para los ojos, es un gran apoyo para los dientes y los huesos. ¿Sabes que una taza de puré de calabaza contiene el doble de la cantidad diaria recomendada de vitamina A?.

Como todos los vegetales de color amarillo-naranja, en la calabaza nos encontramos con el beta-caroteno, un potente anti radicales libres, que la convierte en un socio perfecto para retardar el envejecimiento celular de nuestro cuerpo. El beta-caroteno, también, realiza una función protectora del sistema circulatorio y posee propiedades antinflamatorias.
Calabazas

Esta cucurbitácea  contiene triptófano que ayuda al cuerpo a producir serotonina, favorecedora de la relajación y el sueño. Para los atletas, la calabaza es ideal para el alto contenido de potasio, promueve el equilibrio de los electrolitos que se pierden durante el entrenamiento, además de ayudar a conseguir el mejor de los músculos. En caso de estreñimiento puede comer calabaza, de fácil digestión, también nos apoya en la eliminación de las toxinas en el intestino y el hígado.

Para mantener sus propiedades sin alteraciones, la calabaza se debe almacenar en un lugar fresco, y si la compra pelada también se mantiene correctamente en el frigorífico por algunos días. Si la desea congelar, lo mejor sería cortar primero en cubos, cocinar al vapor y después someterla a la congelación.
Puré de calabaza

Las utilidades que tiene la calabaza en la cocina, realmente son infinitas, con ella podrás elaborar desde dulces, hasta purés, o cremas o, simplemente, cortarla en cubos y hacerlas a la plancha, que con el ajo por encima y un poco de sal maldón  es la perfecta guarnición de un filete de pollo o de salmón. También se puede probar en unas judías guisadas, o en carne estofada, o en mini cubitos en una ensaladilla rusa, pero siempre cocida en su justa medida, porque hay veces que por exceso de tiempo terminamos deshaciendo el producto. Puede dar un toque especial a sus pizzas o elaborar un clásico risotto de calabaza y romero, o crear chips al horno como sustitutivo de las patatas fritas en el aperitivo.


Receta de tortitas de calabaza
Tortitas dulces de calabaza

Ingredientes (30 unidades aprox.):
250 gr de calabaza
1 vaso pequeño de azúcar
Ralladura de limón
2 huevos
250 gr de harina
1 vaso pequeño de leche
Un poco de agua
Aceite de oliva virgen
Azúcar con canela

Pela la calabaza, trocéala y ponla a cocer en una cazuela con un poco de agua durante 10 minutos. Una vez cocida, aplástala con una varilla hasta conseguir una especie de pasta.

Mézclala con el azúcar, el limón, los huevos, la harina y la leche, hasta conseguir una masa uniforme.

Pon aceite en una sartén y caliéntalo bien. Con una cuchara, echa pequeñas porciones de masa y fríelas bien por los dos lados.

Sirve las tortitas de calabaza en una fuente amplia, espolvoréalas con una mezcla de azúcar y canela en polvo.

Receta de Eva Arguiñano en Hogarmanía


Más información, pedidos o compra on-line en nuestra web Frutas Charito
Frutas Charito

Frutas Charito: Sopa fría de melocotón

Melocotones en sopa fría

Llega el calor y surgen los melocotones, unos rojos, también llamados de agua o fresquillas, otros amarillos, también denominados de viña, más allá las nectarinas y un poco más lejos los paraguayos. Los hay de piel lisa o aterciopelada, de pulpa blanda y jugosa o de carne prieta. Los hay de sabor dulce o ligeramente acidulado.

Tamaño derroche de diversidad viene dado por que en el mundo se cultivan del orden de dos mil variedades de melocotón (en España llega al centenar) y con cada temporada van surgiendo al mercado más.

Con todo ello, el mayor problema se presenta en encontrar el melocotón ideal, para que su compra no se convierta en una lotería. Por ello en Frutas Charito nos esforzamos en seleccionar los mejores melocotones, dulces y aromáticos, valorando a los productores cuya profesionalidad y experiencia nos han confirmado una calidad de forma constante.

Solucionada esa lotería que algunas veces significa escoger el melocotón “fetén”, les proponemos dar a esta fruta una finalidad diferente a la habitual, comerlos en crudo, tal cual, como siempre se ha hecho, y poder jugar en la cocina aprovechando sus mejores valores (sabor y aroma) en presentaciones bien diferentes, para incluirlos en primeros platos, refrescantes y nutritivos, y no exentos de presencia.


Receta de sopa fría de melocotón, albaricoque y queso de cabra

Sopa fría de melocotón y albaricoque

Ingredientes (4 personas:
3 melocotones
12 albaricoques
Un pepino pequeño
½ pimiento rojo
2 cucharadas de miel
100 g de rulo de cabra
50 ml de vinagre de manzana (ajustar al gusto)
Aceite de oliva virgen extra
Un diente de ajo grande
Dos rebanadas de buen pan de hogaza
Cebollino o perejil
Sal
Pimienta

Pelar y cortar los melocotones en dados. Deshuesar los albaricoques y cortarlos en cuartos. Pelar y despepitar ⅔ del pepino y hacer dados con ⅔ del pimiento (reservar el resto para decorar).

Poner en un bol o tartera la fruta y las hortalizas en dados con el vinagre, la miel, un poco de sal, pimienta, dos cucharadas de aceite, el ajo partido por la mitad y la mitad del queso de cabra. Mezclar bien, tapar y dejar reposar toda la noche en la nevera.

Descartar el ajo y procesar la marinada con ¾ de taza de agua (o más, si queda demasiado espesa), corrigiendo de sal, pimienta y acidez. Enfriar una hora más para que se mezclen bien los sabores.

Poco antes de servir la sopa, cortar el pan en dados y dorar en una sartén con un chorrito de aceite de oliva (poco, no tiene que estar frito). Enfriar sobre un papel de cocina.

Servir la sopa con los tostones de pan, unas láminas finas de pepino y pimiento, un poco de cebollino (o perejil picado), un poco de queso de cabra desmigado, aceite, pimienta.

Receta cortesía de El Comidista. El País

Más información, pedidos o compra on-line en nuestra web Frutas Charito
Página web de Frutas Charito

 

Frutas Charito: conservas de espárragos gourmet

Espárragos de Navarra de alto standing que puede consumir a lo largo del año debidamente conservado. Un lujo gastronómico rebosante de elegancia y sabor.

Hay personajes que caen en el olvido de la historia a pesar de haber acumulado merecimientos suficientes, o un solo logro, pero de gran transcendencia. Uno de estos casos es Nicolas Françoise Appert, un confitero francés que en los albores del siglo XIX tuvo la genial idea de inventar un método para conservar los alimentos, preservándoles frescos durante largo tiempo embotados en un envase. Su ocurrencia le valió un premio en metálico y el reconocimiento de la administración napoleónica, que había convocado un concurso para conseguir un método de conservación que le permitiese suministrar alimentos a sus ejércitos, en plenas campañas bélicas por media Europa, sin peligro para su salud.
Espárragos blancos de Navarra

El método de Appert, que consistía en el envasado al vacío mediante el método del “baño maría”, ha sido muy mejorado con el tiempo, tanto en los sistema como en los envases, que originalmente eran tarros de cristal. Pero cuando hacemos el sencillo gesto de abrir una conserva, pudiendo degustar productos fuera de temporada, deberíamos recordar el mérito de aquel cocinero, antesala de lo que se podía considerar hoy como un “emprendedor”, que ha facilitado la vida y la alimentación a muchas generaciones.

Hasta aquí el recuerdo al inventor de la conserva. A partir de ahora nos dedicaremos a degustar una de las mejores conservas que encontrará en nuestros estantes y anaqueles: espárragos crema de Conservas El Juncal, una cotizada delicatessen que elabora esta empresa familiar desde hace más de 35 años en la localidad de Fitero y cuya fama se ha labrado con la selección de las mejores materias primas de la huerta Navarra y con un control exhaustivo de los parámetros de calidad y seguridad alimentaria.
Espárragos blancos de Navarra

Al margen de otras conservas vegetales de alta calidad su “buque insignia” son los espárragos blancos Crema Extra, elaborados al natural, de un calibre muy grueso y de exquisitez extrema. Tan cotizados que una vez comienza su campaña de comercialización anual se desata una verdadera fiebre para conseguir parte de este suculento botín y poder satisfacer las peticiones de los consumidores, ávidos de tener en la despensa unas latas de este tesoro.

Y es que la denominación Indicación Geográfica Protegida del Espárrago de Navarra es un objeto de deseo: de color blanco, textura suave y escasa fibrosidad, se recolecta diriamente por la mañana temprano, antes de que salga el sol, lo que evita que sus rayos puedan dañar el producto. Una vez desenterrado se enfrían rápidamente en agua, se lavan y se pelan, se les escalda y se clasifican según sus características, antes de envasar siguiendo estrictas normas de control y esterilización.

Para apreciar  sus mejores cualidades hay que consumirlos siempre a temperatura ambiente.


Receta de espárragos rebozados rellenos de jamón ibérico
Espárragos de Navarra rebozados

Ingredientes (4 personas):
12 espárragos de lata muy gruesos
150 gr. de jamón ibérico en lonchas
2 huevos
Harina
Aceite de oliva virgen extra.

Extraemos los espárragos de la lata, los escurrimos y los dejamos secar sobre papel de cocina.
Hacemos un corte a lo largo, sin que llegue a separar los espárragos en dos mitades, así serán más fáciles de manipular.
Cortamos el jamón en tiras, las introducimos en cada espárrago, cerramos y los enharinamos.
Bañamos los espárragos enharinados en huevo batido, y los freímos en aceite de oliva virgen extra durante unos pocos minutos por ambos lados.
Dejamos que escurran el aceite sobrante sobre papel absorbente y servimos calientes.

Apunte: Esta receta de espárragos rebozados rellenos de jamón ibérico facilita un primer plato rápido y lucido. Hay que servirlos nada más sacarlos del fuego, de lo contrario el plato pierde toda su gracia. Si no tenéis a mano jamón ibérico, podéis utilizar jamón serrano cortado en lonchas muy finas, incluso se puede cambiar el relleno y utilizar salmón ahumado.

Receta de la web Directo al Paladar

Más información, pedidos o compra on-line en nuestra web Frutas Charito
Página web de Frutas Charito

Frutas Charito: sisho verde

Hojas de sisho verde

¿A qué sabe la hoja de shiso?. Difícil respuesta, cada cuál podría dar un matiz diferente: ¿cítrica, un toque de menta, herbácea, albahaca, quizás cilantro?. El sabor es único y su fragancia inigualable.

Las hojas de shiso, conocida también como Perilla, como buena parte del mundo vegetal han sido muy utilizadas con fines terapéuticos en la medicina tradicional oriental, por sus cualidades antialérgicas y para mejorar las afecciones respiratorias, además, es un potente aliado contra las intoxicaciones alimentarias.
Sisho verde 3Quizás sea esta última facultad la que catapultó al sisho para convertirse en ingrediente fundamental en una cocina donde el pescado crudo es el “pan nuestro de cada día”, sin desmerecer a sus cualidades aromáticas.

Nativa de tierras montañosas de China y la India, su llegada a Japón le permitió una mayor difusión, y ahora está presente en las cocinas japonesas, coreana y de todo el sudeste asiático. Tiene un sabor picante y condimentada que se puede describir como un dulce cítrico combinado con el sabor que puede tener una rama de canela. Hay gente que también denota sabor a menta, albahaca o anisado. En resumen, un completo de matices perfecto para combinar.
Hojas de sisho verdeLa fragancia de la hoja de shiso tienen espacio como hoja decorativa de un plato de sashimi, o como especia en tiras finas en ensaladas, fideos o pasta. El sabor de la hoja combina bien con pescado o pollo. También se puede moler para hacer una salsa de pesto, o mezclarse con un poco de aceite de semillas de sésamo y tallarines soba, o se puede usar en cócteles, como el julepe de shiso. Además se pueden guisar o saltear, e incluso son ricas fritas en una masa de tempura.


Receta de langostinos con hojas de sisho
Langostinos en hojas de sisho verde

Ingredientes (4 personas):
12 Langostinos frescos
300 gramos de miga de pan duro
12 hojas de shiso verde
1 Cabeza de ajos negros
1 cucharita Pimentón de la Vera
300 mililitros Aceite de Oliva
12 Hojas de Menta
12 Brochetas de Madera Larga
Sal

Pelar los langostinos dejando cabeza y cola intactas. Embrochetamos el langostino con brocheta de madera desde la cola hasta la cabeza. Reservamos en nevera.

Para el Aceite de Pimentón: Calentar 300 ml de Aceite de Oliva y añadir la cucharita de Pimentón de la Vera. Freír. Pasar por un colador y ayudarnos con un papel de cocina para intentar que el aceite sea lo más limpio posible.  Reservar en nevera.

Para la Miga de Pimentón: Triturar los 300gr de miga de pan duro (con la ayuda de Termomix, mortero o batidora) y saltearlo con el 50% del Aceite de Pimentón que hemos realizado previamente. Procurar que no quede la miga muy grasa con la ayuda de un papel de cocina. Reservar.

Para el Ajo Negro: Pelar la cabeza de ajo extrayendo los dientes entero. Triturar los mismos añadiendo unas gotitas de agua en la batidora.  Reservar.

Para la Mayonesa de Pimentón: Verter un huevo en un vaso mezclador con una pizca de sal. Montar la mayonesa con el aceite de pimentón que nos había sobrado. Ayudensé de una batidora.

Marcar los Langostinos en plancha y sacarle las brochetas.

Disponer las hojas de shiso en los platos, añadir la miga de pan de pimentón, añadir un punto de crema de ajo, un punto de mayonesa de pimentón y hoja de menta. Encima colocaremos nuestros langostinos.

Para comerlo enrollar el langostino con la hoja de shiso acompañado de todos los ingredientes y disfrute de la receta en dos (o tres bocados).

Receta de Javier Aranda del Restaurante La Cabra en HOLA.COM

Más información, pedidos o compra on-line en nuestra web Frutas Charito
Página web de Frutas Charito

Frutas Charito: okra, redescubriendo hortalizas ancestrales

Okras, hortaliza saludable

Nuevas verduras y frutas, como la okra, redescubiertas para el mundo occidental por sus beneficios nutricionales y por su aportación a las nuevas formas de concebir la gastronomía, donde los límites ya no los impone las distancias, ni los hábitos, tan solo la imaginación.

Un sector como el comercio de los productos hortofrutícolas está en contínua evolución, nuevas frutas y verduras ganan espacio en nuestros puestos, productos con larga tradición en otras culturas gastronómicas ocupan lugar junto a artículos habituales, novedosos para el gusto habitual van conquistando al consumidor. Ya sea por sus cualidades gastronómicas, ya sea por sus virtudes nutricionales, en Frutas Charito podrá encontrar todos esos productos que están colaborando a renovar nuestros hábitos de consumo, enriqueciendo nuestra cocina.
Okras, hortalizas exósticas

La okra, también conocido como quimbombó, molondrón, lady’s finger o un puñado de nombres más, es uno de esos artículos exóticos que vienen a potenciar una alimentación saludable. De la misma familia que la planta del cacao, tiene siglos de uso en África, de donde es nativa, y está muy extendida en la cocina de medio mundo, donde es una hortaliza muy popular.

La okra funciona como una fuente inagotable de nutrición, llena de vitaminas, minerales y otros nutrientes que proporcionan una serie de beneficios para la salud. Un “heroína” nutricional cuyos beneficios cubren un amplio espectro en nuestra salud, desde aliviar los síntomas del asma hasta reducir los niveles de colesterol.

Su alto contenido en fibra no solo favorece una buena salud digestiva, también corrige los niveles de colesterol en nuestro organismo al cooperar en su eliminación. De esta forma el consumo de okra, tal como ha sido señalado por diferentes estudios de la Universidad de Harvard, consigue desplomar los niveles de colesterol.
Tempura de okras

La misma fibra que presta una inestimable ayuda para mantener estables los niveles de glucosa en sangre, una forma correcta de gestionar los problemas en diabéticos. Al tiempo que su contenido de vitamina C y de componentes antioxidantes estimula el sistema inmunológico.

Y se preguntarán ¿cómo se emplea en la cocina? Lo más habitual es comerla cocida, sobre todo en guisos, aunque también se consume cruda en ensaladas o también deshidratada. Estas vainas inmaduras se utilizan en sopas, guisadas, fritas (magnífica la tempura de quimbombó), hervidas…, pero en cualquiera de la receta que elija podrá disfrutar de los beneficios de salud de este pequeño vegetal verde en cualquier época del año.

Receta de salteado de okras
Receta de salteado de okras

Ingredientes:
½ taza de aceite
1 cebolla mediana
1 cucharadita de sal
450 gr de okra
1 cucharada de semillas de comino
1 cuchara de cilantro en polvo
2 cucharadita de cúrcuma
1 cucharadita de jenjibre picado

Lavar las okras y secar con un paño, para luego cortar longitudinalmente en cuartos. Cortar la cebolla longitudinalmente en rodajas finas.

Calentar el aceite en la sartén y agregar la cebolla, pochándola hasta que este dorada

Agregar el comino y dejar tostar

Agregar el resto de las especias y el jenjibre. Anadir las okras y la sal.

Seguir friendo, revolviendo constantemente hasta que la okra esté tierna y la mayoría del líquido se haya evaporado.

Receta de la web India Mágica

Más información, pedidos o compra on-line en nuestra web Frutas Charito
Página web de Frutas Charito

Frutas Charito: quinoa

Semillas de quinoa

Paradojas de la vida, un producto que se consumía hace más de 5.000 años puede convertirse en el alimento del futuro. Pocos alimentos han alcanzado una relevancia como la quinoa, que en poco tiempo se ha popularizado de tal manera que ya se le incluye entre los superalimentos básicos; incluso la FAO designó el año 2013 como Año Internacional de la Quinoa. Uno de esos tesoros de origen vegetal que se considera una proteína completa.

Esta semilla tiene entre sus principales características un elevado aporte de proteínas, que según algunos estudios señalan como un 23% de su concentración de este nutriente, muy por encima de otros alimentos fundamentales y suficientemente generalizados como el trigo.

Al mismo tiempo, contiene altos niveles de minerales tan fundamentales para el organismo como el hierro, factor clave para reforzar el plasma sanguíneo y compensar los procesos comunes de cansancio y agotamiento. También supone un importante suministro de hidratos de carbono de absorción lenta, perfectos para mantener los niveles de azúcar en sangre estables.
Si a esto le añadimos un destacado aporte de fósforo, calcio, magnesio y potasio, amén de una importante cantidad de vitaminas esenciales – ácido fólico, C, E y vitaminas del grupo B-, tenemos un completo mundo de propiedades nutricionales en unas minúsculas semillas, que están consideradas como pseudocereales.

Aliado en las dietas de celíacos y diabéticos

Con todas estas propiedades, comer habitualmente quinoa (se recomiendan 48 gramos al día) reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, presión arterial alta, cáncer de colon y obesidad.
Sirva como ejemplo de su potencia alimenticia y de la solvencia nutricional que atesora que la NASA propuso la quinoa como alimento ideal en los vuelos espaciales de larga duración.
Semillas de quinoa ecológica

Pero las virtudes de la quinoa que no quedan aquí. Ya que es un aliado perfecto para personas celíacas, pues no contiene gluten en su composición; de las personas que deben supervisar su alimentación al sufrir diabetes, o para los que, simplemente, desean seguir una dieta para perder peso.

Mucho antes del descubrimiento de América la quinoa era ya la principal fuente de alimentación de los incas, que la consideraban planta sagrada y cuyo significado en la lengua quechua es: “cereal madre”. Después de siglos de olvido en la gastronomía occidental  se ha impuesto como alimento de moda, acaparando la atención de cocineros, nutricionistas y, en general, de los seguidores de dietas saludables, que han hecho del consumo de quinoa casi una religión.

Su posicionamiento entre los alimentos con mayor futuro lo sostiene también su extraordinaria adaptabilidad como planta, pues es capaz de cultivarse en condiciones extremas, ya sea por la humedad relativa o por las diferencias de temperaturas, además de ser una planta que hace un uso eficiente del agua. Todo ello le ha premiado, como afirma la ONU, como un alimento que puede contribuir a la seguridad alimentaria mundial.

Semillas de quinoa ecológica

Es importante saber que existen distintas variedades (en Frutas Charito hemos optado por la quinoa blanca procedente de agricultura ecológica): la quinoa blanca, roja o negra, y puede que el tiempo de cocción de cada una varíe, pero existen unos conceptos básicos en su sencilla preparación que deben seguirse, y que les permitirá incluirla en primeros platos, segundos, aperitivos o postres.

  • Lavar la quinoa antes de cocerla. Este paso es necesario para eliminar la parte exterior de algunas variedades de quinoa que la amargan al cocinarla.
  • Verter la quinoa lavada y escurrida en un bol con abundante agua hirviendo. En lugar de calcular dos partes de agua por cada parte de quinoa, puede echarla en abundante agua y luego escurrirla, eliminando el agua sobrante.
  • Tener cuidado con no cocerla demasiado, ya que se queda pastosa. Normalmente suele tardar 15 ó 20 minutos, pero una buena indicación de que está hecha es que empiezan a aparecer unos rabillos blancos que delatan que la quinoa está cocinada. Siempre existe el recurso de ir probando hasta conseguir el punto.

Se utiliza en granos o triturada como si fuera harina. En grano, se pueden hacer desde ensaladas a hamburguesas vegetarianas y es una guarnición perfecta de carnes y pescados. En forma de harina es posible hacer panes, bizcochos, galletas… como si fuera la harina de trigo o de maíz, pero más nutritiva.

Receta de quinoa con vegetales
Semillas de quinoa con vegetales

Ingredientes:
1 l. de caldo de verduras
400 g de quinoa
50g de calabacín picado
50 g de pimiento rojo picado
50 g de pimiento verde picado
50 g de zanahoria picada
16 espárragos verdes
Hojas de menta fresca
Aceite de oliva virgen extra
Zumo de limón
Una cucharadita de salsa de soja
Sal

Cocer la quinoa en el caldo de verduras hasta que se abra y esté a punto. Escurrir el líquido sobrante.

Reservar 8 espárragos y trocear el resto muy pequeños.

En una satén, saltear los vegetales picados en aceite de oliva virgen extra. Añadir la quinoa y rehogar ligeramente. Agregar la salsa de soja y remover bien

Rectificar el punto de sal y alegrar con un chorrito de zumo de limón.

Mezclar con las hojas de menta picadas.

Poner en cada plato un aro de repostería y rellenar con la quinoa.

Retirar los aros en el momento de servir. Decorar con hojitas de menta.

Receta de GastroActitud

Más información, pedidos o compra on-line en nuestra web Frutas Charito
Página web de Frutas Charito